Juan Fernando Lara. 8 enero, 2018

La planta hidroeléctrica Reventazón (Siquirres, Limón) estará fuera de operaciones entre el 15 de febrero y el 15 de mayo próximos por reparaciones debido a una “fuerte filtración” de agua en el macizo rocoso donde se construyó el vertedero de la represa.

Esto significa que el sistema perdería hasta 306 megavatios (MW) de capacidad instalada para generar energía para el país.

Ese lapso de tres meses así está estipulado en el Programa Anual de Mantenimientos de Generación del año 2018, según indica la información técnica del Centro Nacional de Control de Energía (Cence).

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) admitió el problema en un informe dado a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) en octubre pasado, donde señala que el costo provisional de las obras para devolver la impermeabilización de la represa alcanzan los $15,5 millones.

Estos trabajos “hacen necesario reducir el nivel del embalse” de siete kilómetros cuadrados para construir un blindaje de 33 metros de extensión en la zona donde se han dado “fracturas en la roca”, una de las cuales generó una filtración de hasta 180 litros por segundo, indica un informe que adjuntó el gerente de Electricidad, Luis Pacheco Morgan, en su reporte a la Aresep.

La grieta se localiza frente a las compuertas del vertedero de excedentes de agua del lado del embalse. Cuanto más sube el nivel del reservorio, más líquido se filtra e ingresa al macizo rocoso debido a la presión que ejerce el peso del agua.

“El ICE no está ejecutando reparaciones, ya que no existe ningún daño en la infraestructura. Lo que se desarrolla es un plan de intervención, cuyo objetivo es devolver la condición de impermeabilidad de la zona del vertedero de excedencias, restringir el movimiento en la zona y adecuar el vertedero ante la condición identificada”, informó el ICE en respuesta a preguntas de este periódico.

El ICE agregó de que ya “presentó el reclamo de póliza ante el Instituto Nacional de Seguros” debido a esa “condición identificada”.

Aparte de todo esto, el ICE también ha confirmado que la margen derecha del macizo “se desplaza hacia el río deslizándose sobre una capa de lava volcánica muy alterada y de muy baja resistencia”. Esto, afirma el informe técnico, ameritaría la colocación de puntos de anclaje para reforzar parte de la estructura y evitar que la grieta se ensanche.

Megaobra

La hídrica Reventazón está valorada en $1.567 millones, según el último plan de inversiones del ICE publicado en mayo. Dicha cifra resultó $810 millones más de lo estimado en 2008, según información aportada por el ICE ante la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) en aquel año.

Con sus 306 megavatios (MW) es la planta con mayor capacidad instalada de Costa Rica y, previo a su inauguración, el ICE la presentó públicamente como la segunda obra de infraestructura más grande de Centroamérica después de la ampliación del Canal de Panamá. Oficialmente. La hidroeléctrica se inauguró el 16 de setiembre del 2016.

La obra requirió seis años de obras durante los cuales participaron 4.300 trabajadores. Por su tamaño, demandó el uso de 29.000 toneladas de acero y 760.000 metros cúbicos de concreto. La presa de 130 metros de altura, forma un embalse de siete kilómetros cuadrados de espejo de agua.