Patricia Recio. 11 septiembre
Los usuarios del peaje en Río Segundo de Alajuela pagan ¢75 actualmente. Fotos: Mayela López
Los usuarios del peaje en Río Segundo de Alajuela pagan ¢75 actualmente. Fotos: Mayela López

Los tarifas de los peajes de Río Segundo, en Alajuela, y Naranjo, sobre la carretera Bernardo Soto, tendrán un aumento de entre ¢150 y ¢375 a partir de octubre.

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) aprobó el aumento planteado por el Banco de Costa Rica, que funge como fiduciario del proyecto de ampliación de la vía entre San José y San Ramón.

Según la propuesta, los vehículos livianos pagarían entre ¢225 y ¢275 en el peaje de Río Segundo y entre ¢475 y ¢525 en peaje de Naranjo.

Las tarifas actuales son de ¢75 y ¢150 respectivamente en esas estaciones y fueron establecidas hace 18 años; se cobran en un solo sentido en cada uno de las estaciones.

El aumento debe ser avalado por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

El fideicomiso a cargo de la carretera advirtió que los recursos son urgentes para iniciar los procesos de expropiación, reasentamientos y relocalización de servicios públicos.

De recibir la aprobación del ente regulador, las tarifas se comenzarían a aplicar el 1.° de octubre.

De acuerdo con la información dada a conocer por el Fideicomiso Ruta Uno, los recursos que se recaudarían serán utilizados para respaldar un contrato de crédito para la obtención de los fondos indispensables para atender la preinversión y asegurar el proyecto integral de la carretera entre San José y San Ramón.

Según detallaron, actualmente el proyecto tiene como principal reto lograr que este sea ‘atractivo’ para las entidades interesadas en su financiamiento.

La estimación es que para esos rubros mencionados se requerirían unos $47 millones.

“La única forma de obtenerlos es a través de un crédito, por lo que resulta imprescindible implementar una nueva estructura tarifaria, que permita respaldar los gastos operativos y de administración del Fideicomiso y, fundamentalmente, la cobertura del servicio de la deuda”, indicó el ente administrador mediante un comunicado.

El proyecto

Como parte de la planificación del proyecto también se contempla la ampliación y mejoras en las estaciones de peaje existentes, así como la contratación de sistemas de cobro automatizados.

Actualmente, como parte de las fases previas del proyecto de ampliación del tronco principal, se desarrollan en diferentes fases las llamadas obras impostergables (Obis), cuyo primer lote se empezó a construir en mayo anterior e incluyen la ampliación de puentes e intercambios a lo largo de la ruta.

La oficina a cargo del fideicomiso además informó de que actualmente enfrentan una disminución en el recaudo debido a la pandemia de covid-19. Durante el mes de abril esa baja fue de un 40%, mientras que en los meses siguientes se ha recolectado alrededor de un 25% menos.

Antes de la emergencia sanitaria la recaudación en esas estaciones rondaba los ¢155 millones mensuales.

Los peajes de la General Cañas y la Bernardo Soto, anteriormente eran administrados por el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), sin embargo fueron pasados a manos del Fideicomiso a mediados de julio del año pasado como parte del plan para ampliar los 60 kms de ruta entre San José y San Ramón.

Al asumir el manejo, el Banco de Costa Rica había anunciado que se llevarían a cabo mejoras, las cuales incluían la ampliación a cinco carriles y a cinco casetas de cobro, así como la relocalización de las oficinas administrativas, del puente peatonal y de la bahía de autobuses, en la estación de peaje de Río Segundo.

Además se indicó que el cobro sería sesgado. Eso significa que se construirían dos casetas de peaje antes de la estación existente y en el sitio donde se ubica la actual, se demolería una para que queden tres.

El carril restante, más otro adicional, servirán para el paso de los vehículos que ya cancelaron en la estación previa, eso sí, con división de carriles para evitar la evasión del pago.

Mientras tanto, en la Bernardo Soto se ampliarán los carriles para mantener las tres casetas de cobro.

A la fecha, dichas mejoras no se han materializado.