Por: Diego Bosque.   17 mayo
Paul Brenes, uno de los protagonistas de la oposición de la concesión de la vía a San Ramón, atendió a un equipo de La Nación la semana pasada en su casa, ubicada en el centro de ese cantón. Fotografía: Rafael Murillo
Paul Brenes, uno de los protagonistas de la oposición de la concesión de la vía a San Ramón, atendió a un equipo de La Nación la semana pasada en su casa, ubicada en el centro de ese cantón. Fotografía: Rafael Murillo

Paul Brenes, una de las caras más visibles entre los opositores de la vía San José-San Ramón, admite que muchas personas lo culpan por los atrasos en ese proyecto.

El ramonense, de 65 años, lideró un movimiento social que obligó a la expresidenta Laura Chinchilla a cancelar, el 22 de abril del 2013, la concesión con la firma brasileña OAS. Además, cabildeó para que los diputados aprobaran la ley para crear un fideicomiso y así desarrollar el proyecto vial.

El fideicomiso fue presentado al país como "un modelo para desentrabar la obra pública". Sin embargo, cinco años han pasado desde que Chinchilla frenó la concesión y los vecinos de Occidente siguen esperando la ampliación de los 60 kilómetros que los separan de la capital.

(Audio) Paul Brenes: 'Mucha gente nos culpa' por los atrasos de nueva vía a San Ramón

¿Por qué no ha funcionado el fideicomiso? El activista culpa al gobierno de Luis Guillermo Solís por no tener "voluntad política" para impulsarlo y al Banco de Costa Rica (BCR), encargado del fideicomiso, por no ser eficiente.

Aunque no ocupa un puesto en el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), en el Banco de Costa Rica (BCR), o en el comité ciudadano que fiscaliza la obra, Brenes habla como si estuviera a cargo.

Afirma que la construcción puede empezarse en cinco meses y no en 37, como han dicho los ingenieros del BCR. Incluso asegura que sabe de cuatro empresas dispuestas a dar el dinero necesario para la obra ($585 millones).

– ¿Por qué el Foro de Occidente se opuso a la figura de la concesión?

– Nosotros no estamos contra las concesiones, el problema es que el Estado no tiene condiciones, tenemos una oficina de concesiones que es como un bebé: indefensa. Vienen las grandes pirañas mundiales y se la comen, viene un oferente por una obra y no tenemos competencia.

“En la concesión de OAS fue el concesionario el que puso las condiciones, no fue el Estado el que las puso”.

– Pero ustedes basaron su oposición en el monto de los peajes y en las desventajas de la figura de la concesión...

– El movimiento de oposición nunca fue sobre el monto de los peajes, el monto de los peajes era una cuestión absolutamente periférica, el tema era que la carretera que nos iban a dar era una carretera con peajes elevados y sin cambios sustanciales.

“El que puso el tema sobre la palestra fue el exministro (de Obras Públicas y Transportes), Pedro Castro, él insistía en los peajes y empezó a tirar frases polémicas, eso puso a la gente a hablar sobre eso (los peajes), él dijo que con el monto de los peajes no se compraba ni un casado y eso enojó mucho a la gente".

(Video) Paul Brenes: 'Mucha gente nos culpa' por los atrasos de nueva vía a San Ramón

– ¿Por qué después de que se cancela la concesión el Foro de Occidente se divide?

– La división casi que nace desde el día en que se formó el Foro de Occidente ¿Por qué? Había dos enfoques, los movimientos sociales son así, mucha gente llega creyendo que hay que tirar piedras y yo no soy de esa mentalidad, yo creo que los argumentos son muy valiosos.

"(...) La cosa es muy simple, ese año (2013) era electoral, entre los integrantes había varios candidatos a diputados: Celimo Guido, Rodrigo Céspedes, Javier Cambronero y Ligia Fallas. Entonces, según ellos, teníamos un enorme capital político en las manos".

– ¿Hubo personas que vieron el Foro de Occidente como un trampolín político?

– Esa fue la causa de la división, porque yo no permitía eso, habíamos sido claros desde el inicio que eran bienvenidos todos, pero que no veníamos con ningún interés político.

– ¿Cree usted que sí utilizaron el Foro de Occidente como plataforma política?

– Creo que eso quisieron.

– Pero usted se presentó en 2016 como candidato a alcalde de San Ramón ¿Usó el Foro de Occidente como plataforma política?

– Yo fui candidato a alcalde en el 2002 por el Partido Liberación Nacional, si pregunta en San Ramón la gente me conoce como una persona proactiva en la comunidad, nunca he estado en un puesto político, pero me encanta la idea de hacer cosas, ahora estoy metido en varios proyectos.

"En 2016 me busqué un partido porque teníamos un movimiento social y tratamos de tomar la Municipalidad para desarrollar proyectos, nos prestó bandera el Partido Nueva Generación".

– ¿Cómo le fue en esa elección?

– Quedamos segundos, era imposible ganar, Liberación Nacional tiene una maquinaria (electoral) enorme que trabaja muy bien en ese nivel.

– Se crearon expectativas alrededor de la figura del fideicomiso para construir la carretera y no se ha podido cumplir con esas expectativas...

– Claro que sí ¿Qué es lo que pasa? Nosotros no propusimos un fideicomiso, nosotros propusimos un modelo basado en un fideicomiso, eso es importante aclararlo. La propuesta consiste en un fideicomiso como base de recepción de fondos, pero que tiene la posibilidad de que una vez que se construya la obra, empezar a emitir títulos valores para cancelar la deuda más rápido.

"Planteamos que los posibles excedentes se reinviertan en obra pública conexa, eso dinamiza la economía de las comunidades aledañas, esperábamos que ese modelo se hiciera viral, el modelo funciona, pero nació con enemigos".

– ¿Cómo dice eso si es la primera vez que se está usando y hasta ahora no ha dado ningún resultado?

– Diay... porque es muy sencillo, en este momento yo le puedo decir quién está dispuesto a poner toda la plata ($35 millones para la preinversión y $550 millones para la obra), hay muchas empresas, yo mismo he llevado al Banco de Costa Rica tres o cuatro empresas españolas y chinas que están dispuestas a poner la plata y que se les pague con los peajes.

Paul Brenes se presentó como candidato a alcalde de San Ramón por el Partido Nueva Generación en las elecciones municipales de 2016. Fotografía: Rafael Murillo.
Paul Brenes se presentó como candidato a alcalde de San Ramón por el Partido Nueva Generación en las elecciones municipales de 2016. Fotografía: Rafael Murillo.

– Usted o cualquier otro ciudadano pueden tener buenas intenciones, no dudo de su honestidad, pero cualquier persona podría pensar mal al enterarse que usted lleva empresas ante el Banco de Costa Rica y las ofrece como encargados del proyecto, la gente podría cuestionar: ¿Cuál es su relación con esas compañías?

– Ah no, no. Yo llevé todos los que llegaron, es que si yo solo hubiese llevado uno, eso es otra cosa. Pero si a mi alguien me llega y me dice: 'Mirá ¿Vos no sos el que está con lo de la carretera? yo tengo una empresa que vende malla de seguridad' yo les respondo que sí y los llevo al Banco y les digo que los pongan en una lista de proveedores, cuando venga la licitación los invita ¿Me explico?

"El medio mío era... simplemente... hágalo, pero yo no voy a inducir a nadie, ni siquiera voy a influir, yo lo que hacía era colaborar".

– ¿Usted y la gente que encabezó el Foro de Occidente son conscientes de que la opinión pública los culpa de que después de cuatro años no se haya empezado la construcción ni vía concesión ni vía fideicomiso?

– Sí claro, mucha gente nos culpa y hay dos mitos: el primero es que con OAS ya estaría hecha la carretera, OAS ni siquiera existe ya, los han echado de varios países por los mismos trinquetes (...) El segundo es que no hay un anteproyecto, claro que sí lo hay, lo tengo en el carro. Ese anteproyecto tiene el perfil de carretera, el diseño de la subbase, base y taludes, eso es una gran aproximación, no es seguro, tiene que hacerse un diseño específico.

Hace meses Germán Valverde, exministro del MOPT, dijo que es probable que los peajes de la futura carretera cuesten al menos, ¢4.000, que es más que los peajes propuestos por OAS ¿Qué piensa de eso?

– Después se retractó, dijo que nunca había dicho eso (...) eso es mentira, él no tiene cómo calcular ese dato, lo único que es cierto es ¢2.917 (calculado por los proponentes del fideicomiso).

– Si la carretera tiene tanto tránsito y el modelo de fideicomiso es tan bueno como usted dice ¿Por qué ningún banco quiere poner los $35 millones necesarios para la preinversión?

– Bueno, sí hay quién la quiere pagar.

– ¿Quién?

– El Instituto Nacional de Seguros está dispuesto (INS), ya hablamos.

– No, el INS dijo, por escrito, que se retira del proyecto, que no pondrá el dinero.

– Dijo que se iba, pero ya lo abrieron (el financiamiento) de nuevo, hay que estar atentos a eso. Hay una buena oferta.

– ¿Qué pasa entonces?

– Es que cómo nos van a decir que van a durar 37 meses solo en la etapa de preinversión, eso no puede ser. También hay un factor externo muy fuerte que es el cementazo (caso de corrupción por importación de cemento chino en el que se han visto involucrados funcionarios del BCR) y digo eso porque uno iba al Banco a reunirse y al otro día metían gente al bote (la cárcel). Entonces, yo dije: 'mejor aquí no vuelvo porque voy a quedar metido en una redada'.

"En este momento le puedo demostrar que si hay voluntad política la carretera se puede empezar en cinco meses, el BCR tiene un cronograma equivocado".

– ¿Cómo dice eso si usted no es técnico, ni ingeniero, ni experto en construcción de carreteras?

– Bueno, yo tengo indicios de estudios técnicos.

– Pero cómo indicios de estudios técnicos ¿Están los estudios técnicos o no están los estudios técnicos?

– Diay no, un indicio es el cronograma y ya conozco el cronograma alternativo.

– ¿El cronograma hecho por quién?

– Es que en este momento es delicado, yo preferiría no haberlo mencionado, pero hay otras opciones, prefiero dejarlo ahí.