Infraestructura

Negociación para rebajar tarifas de megapuerto se estanca por crisis fiscal

Propuestas planteadas no prosperan por efecto en finanzas. Exportadores afirman que costos de operación se han incrementado

La posible rebaja de las tarifas que pagan los exportadores e importadores en la Terminal de Contenedores de Moín, sigue siendo un pendiente para la Administración, sin que se vislumbre un pronto acuerdo.

Así lo confirmó el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata luego de que ,una vez más, la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA) solicitara al Ejecutivo renegociar “urgentemente” el contrato con APM Terminals, empresa concesionaria del megapuerto.

Méndez Mata reconoció que la mayor parte de las alternativas planteadas hasta ahora no han producido un avance, principalmente, porque todas incluyen condiciones que afectarían las finanzas públicas.

“Sabemos la situación fiscal, seguimos avanzando y ahorita estamos procurando una solución que no tendría que ver con cargo al erario”, dijo.

Méndez, sin embargo, no adelantó cuál sería la posible salida ni en qué plazo podría concretarse la ansiada rebaja tarifaria.

“En este momento no puedo decir cuánto tiempo puede tomar determinar si la alternativa resulta viable y de interés para los exportadores, de manera que lo que puedo decir es que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo”, añadió.

La Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria señaló en su más reciente solicitud que, contrario a lo anunciado por las autoridades, los costos por la operación de exportación e importación de contenedores, de almacenaje y refrigeración de productos han venido incrementándose.

“A pesar de que advertimos de que el contrato contemplaba incrementos significativos, se nos indicó que, al reducir las horas de muelle y de espera en bahía, el costo de atraque, los fletes en conjunto se iban a reducir; y esto no ha sido así, no se ha traducido en una disminución para el importador y exportador costarricense”, expresó Francisco Muñoz, presidente de esa organización.

La Cámara afirmó que los costos portuarios en Moín son los más altos de la región, lo cual incrementa “aún más los costos de las materias primas y de los insumos que se necesitan para producir en Costa Rica”.

Esta situación, señaló, se traduce en un incremento en el precio de los productos para los costarricenses y pérdida de competitividad para los exportadores.

No prosperó

Una de las soluciones que barajó en algún momento el Gobierno fue la de alquilar el muelle de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) a APM Terminals para así reducir las tarifas y captar recursos frescos para esa institución.

La intención era que la concesionaria, aparte de pagar un alquiler, rebajara el costo a los exportadores e importadores nacionales, pues contaría con otro puesto de atraque.

Sin embargo, el ministro confirmó que dicho plan no prosperó pues no resultaba viable para lograr la rebaja, ya que implicaba una inversión importante por parte de APM.

“Los números que los expertos nos han dicho nos hacen ver que la diferencia que se lograría sería muy poco porque APM tendría que hacer una inversión para poder operar con la misma eficiencia, por ese tipo de costeo y análisis económico es que el diferencial es más bajo de lo que los exportadores pueden creer”, explicó Méndez Mata.

Las negociaciones para mejorar las tarifas empezaron hace 18 meses, con el ofrecimiento del Ejecutivo de procurar una mejora en las condiciones para exportadores e importadores.

El ministro, aseguró que siempre han reconocido que “el contrato fue blindado”, por lo que más que voluntad para hacer cambios, implica que alguien pague la cuenta.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.