Juan Diego Córdoba.   25 marzo
Ministro del MOPT, Rodolfo Méndez, defiende modelo de repartición de buques en entre Japdeva y APM Terminals, en la comisión de Limón de la Asamblea Legislativa. Fotografía: Juan Diego Córdoba

La interpretación propia que hace Japdeva sobre el contrato de concesión de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), obligó al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) a asumir el control marítimo en la vertiente Atlántica.

Anteriormente, Japdeva realizaba la programación y distribución de las embarcaciones que llegaban a Limón; sin embargo, a partir del inicio de las operaciones de la nueva terminal portuaria, el MOPT se encargó esa función.

Así lo dio a conocer el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, en la Comisión de Limón de la Asamblea Legislativa, a la cual también fue convocado el hasta este lunes presidente de Japdeva, Greivin Villegas, destuido horas más tarde.

Las instituciones mantienen discrepancias sobre qué es una embarcación fully-cellular. Esa discusión surge porque el contrato de concesión establece que la Terminal de Contenedores solo puede recibir este tipo de buque portacontenedor, los otros navíos tienen que atenderse en el muelle público.

Japdeva denuncia que los barcos que está atendiendo el puerto privado, con el aval del MOPT, son embarcaciones no fully-cellular y por eso exigen que sean enviados al muelle estatal y no a la TCM.

“Si nosotros le dejamos la interpretación a quien está discrepando para definir cuál barco es cuál, ahí debemos intervenir. Si el MOPT es la autoridad portuaria nacional y le corresponde en este caso asumir la responsabilidad, entonces la tiene que asumir”, manifestó Mata.

De acuerdo con el jerarca, la decisión de tomar las funciones administrativas del flujo comercial de buques en el Caribe se basa en que el MOPT es el rector marítimo nacional, por lo que tiene la potestad de hacerlo.

El diputado del Frente Amplio, José María Villalta, le cuestionó al ministro el cambio de mando en la vertiente Atlántica porque, según él, antes no se había presentado ningún suceso que evidenciara que Japdeva pondría en peligro la aplicación del contrato con APM Terminals, administradora de la nueva terminal portuaria.

“No, porque no ha tenido la oportunidad de hacerlo. Ellos discrepan que los barcos que han llegado a APM Terminals sean fully-cellular, bajo su interpretación no los hubieran consignado”, contestó el ministro.

La firma holandesa APM Terminals, le envió al Ministerio de Obras Públicas y Transportes, documentación certificada por la Organización Marítima Internacional (OMI) que ratifica que las embarcaciones atendidas desde octubre pasado en la Terminal de Contenedores, corresponden a los buques establecidos en el contrato.

“Todos los barcos son fully-cellular, hemos suministrado documentos que así lo atestiguan”, manifestó el jerarca.

Sin embargo, durante su comparecencia, el presidente de Japdeva aseguró que la entidad no acepta los registros del ente internacional adscrito a la Organización de Naciones Unidas para clasificar las embarcaciones, sino su propio reglamento interno.

“En Japdeva tenemos claro que la ONU no es quien define o clasifica los buques. Según el derecho internacional, la tipología de cada barco es exigida al capitán del barco durante la visita oficial, es quien por medio de documentos oficiales acredita dicha la tipología conforme lo establece el artículo 23 del reglamento de operaciones de Japdeva y también el artículo 86 del reglamento de la TCM”, aseguró Villegas.

Méndez Mata manifestó que el contrato de concesión se firmó en 2011 y que Japdeva participó en el proceso de concesión, por lo que debía conocer el impacto que tendría cuando entrara en operación el nuevo puerto y que debía tomar acciones como diversificar su negocio, para reducir el impacto financiero en la empresa estatal.

“Lo que sucede en Limón no es ajeno a Japdeva"

El ministro además declaró que su actuación y la de su ministerio, con relación a la repartición de clientes en Limón, siempre ha sido apegada a la ley.

“Estoy cumpliendo con mi obligación. Yo desearía como persona tener que actuar en momentos de sufrimiento porque va a haber gente que se va a quedar sin empleo, que no es cosa graciosa para mí.

“Lo lamento porque hoy estamos siendo testigos de un problema laboral cuando se sabía desde un origen que Japdeva podía llegar a tener una disminución de su trabajo en un 70% de su fuerza laboral”, manifestó.