Diego Bosque. 8 octubre
Rodolfo Méndez Mata, ministro de Obras Públicas y Transportes, visitó semanas atrás la construcción de la nueva carretera de circunvalación norte. Foto: Alonso Tenorio
Rodolfo Méndez Mata, ministro de Obras Públicas y Transportes, visitó semanas atrás la construcción de la nueva carretera de circunvalación norte. Foto: Alonso Tenorio

¿Quiere una rebaja de hasta el 50% en la factura del marchamo 2021? De seguro una abrumadora mayoría de la población respondería sí a esa pregunta.

La reducción se convertiría en realidad si los diputados aprueban el proyecto de ley 22.085, el cual pretende aliviar los bolsillos de los conductores en medio de la crisis provocada por la pandemia.

No obstante, Rodolfo Méndez Mata, ministro de Obras Públicas y Transportes, advirtió de que esa iniciativa pone en riesgo el mantenimiento de los 8.000 kilómetros de rutas nacionales.

¿Cuál es la razón del jerarca para oponerse al descuento? El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), a cargo de mantener las carreteras, obtiene el 23% de su presupuesto del tributo a la propiedad de vehículos, recaudado cada año a través del marchamo.

Por lo tanto, un recorte en el derecho de circulación significa una caída en los fondos del Conavi para atender las vías. En 2020, el presupuesto total del Conavi fue de ¢340.000 millones.

“El costo del deterioro que van a sufrir los vehículos para movilizarse es mucho mayor que el pago del marchamo (...). El proyecto de ley no le está ayudando a la gente, es es un perjuicio (...).

“Después nos quejamos de que los puentes están en mal estado, le reclamamos al Gobierno, a las organizaciones, a la ineptitud de los funcionarios. Tenemos todas las razones para responsabilizar a alguien, pero perdonamos al sistema”, manifestó Méndez Mata.

Un aspecto que agrava el panorama del Conavi es que, como consecuencia de la emergencia sanitaria, cayó el consumo de hidrocarburos y, con ello, la recolección del impuesto a los combustibles.

Ese importe representó, el año anterior, el 31% de los fondos del Conavi. Esa es la principal fuente de financiamiento de la entidad.

"Estamos con una disminución en el consumo de combustible enorme y ahora, con la rebaja del marchamo, se nos quieren llevar otra parte del presupuesto. Nos estaríamos quedando con el 50% de los recursos para mantenimiento de carreteras”, añadió.

Para el titular del MOPT, si se avala la reducción en el marchamo se provocará un hueco financiero que solo se podrá cubrir con deuda.

“Al final de cuentas, yo no puedo imaginar un país que se quede sin presupuesto para atención de carreteras, no concibo que se paralice la atención vial. Al final de cuentas, están condenando al país a buscar más deuda para reponer ese hueco".

Avance en el Congreso

El lunes anterior, la Comisión de Asuntos Económicos dictaminó el expediente 22.085, Ley para el alivio en el pago del marchamo 2021, el cual establece una serie de concesiones en la cancelación del marchamo 2021.

Si el plenario aprueba esa legislación, los dueños de vehículos particulares, de carga liviana, carga pesada, busetas, autobuses, turismo y servicio público con un valor fiscal inferior a ¢20 millones recibirán una disminución del 50%.

Para los automotores particulares y de carga liviana con un valor fiscal de entre ¢25 millones y ¢50 millones el descuento será del 25%. Mientras que para los vehículos cuyo valor fiscal supere los ¢50 millones la deducción será de 5%.

Los motociclistas serían los menos beneficiados, pues el texto planteado solo les descontaría el importe correspondiente al impuesto sobre el valor agregado.

De los cinco legisladores que conforman la Comisión de Asuntos Económicos, el único que votó en contra del dictamen fue el oficialista Luis Ramón Carranza.

Tras su paso por la comisión, el proyecto de ley pasa a plenario para su votación. Sin embargo, los diputados aún pueden presentar mociones para su modificación.

El ministro del MOPT expresó que espera que los legisladores no aprueben la reducción en el costo del marchamo.

"Yo espero que no lo aprueben, espero que haya una conciencia nacional de racionalidad. Tenemos que explicarle a la gente la gravedad del momento que estamos viviendo; vamos a requerir un sacrificio de parte de todos, la alternativa de no hacer nada es mil veces peor”.

La Nación intentó conversar con Pablo Heriberto Abarca, diputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), principal promotor de la propuesta, pero no atendió a las llamadas realizadas.