Infraestructura

Cuatro alcantarillas en la GAM arrastran años de falta de mantenimiento para evitar inundaciones

Lanamme advierte de que riesgo alto persiste en dos de estos pasos ubicados en importantes rutas

El problema persiste con el pasar de los años. Cuatro pasos de alcantarilla arrastran un inadecuado mantenimiento para evitar colapsos e inundaciones en rutas de la Gran Área Metropolitana.

Así lo revela un informe de seguimiento realizado por el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales de la Universidad de Costa Rica (Lanamme UCR), que evaluó el estado de las alcantarillas sobre el río Bermúdez y quebrada Seca en la autopista General Cañas y los pasos sobre el río Ocloro y quebrada Los Negritos en la carretera de Circunvalación.

Dicho documento concluyó que en ninguna de las cuatro alcantarillas se han realizado labores de mantenimiento para mejorar el estado de los elementos de concreto que brindan protección a las carreteras.

Además, indica que las obstrucciones por acumulación de sedimentos, ramas, malezas o escombros, siguen siendo una de las principales amenazas para estos pasos, lo cual afecta su desempeño y capacidad hidráulica ante el incremento del caudal en los ríos o quebradas.

La llamada de atención la hace cuando comienzan a caer las primeras lluvias de la estación.

Los riesgos

En el caso de las alcantarillas sobre quebrada Seca en la ruta 1 y quebrada Los Negritos en la Circunvalación ya presentaban una insuficiente capacidad hidráulica desde la anterior evaluación realizada en el 2016.

“Estos pasos de agua no han sido sustituidos a la fecha de emisión de este informe.El crecimiento urbanístico de los últimos años ha modificado el uso del suelo y las condiciones hidrológicas e hidráulicas que deben enfrentar estos pasos de agua en nuestras carreteras”, añade el documento.

En el caso de la alcantarilla sobre el río Bermúdez, los resultados indicaron que esta cuenta con suficiente capacidad sin llegar al nivel de rasante de la vía.

Sobre la estructura en quebrada Seca, también se indica que las condiciones del sitio son deficientes y existe una condición de vulnerabilidad moderada; además cita que no se evidencia que haya recibido mantenimiento desde el 2013.

Asimismo, añade que “la configuración de las alcantarillas con solo tres metros de ancho cada una, las vuelve susceptibles a las obstrucciones”; por lo que recomienda sustituirla lo antes posible.

En el río Ocloro, los expertos determinaron que los elementos de concreto continúan presentando grietas que podrían facilitar la socavación y el colapso del relleno sobre la tubería, además se observó un árbol que podría llegar a obstruir el cauce y deteriorar los elementos de concreto, pues se encuentra en la entrada de la alcantarilla.

“El mayor riesgo al que está sometida esta alcantarilla desde el punto de vista hidráulico, es a un problema de infiltración de aguas por el relleno, facilitado por la presencia de vegetación que interrumpe la protección que tiene el relleno alrededor de la entrada de la alcantarilla”, explica el informe.

La recomendación para esta estructura es completar la protección aguas arriba del relleno y diseñar y construir una estructura que permita disipar de forma segura la energía que tiene el agua al salir de la alcantarilla para evitar problemas de erosión aguas abajo.

Sobre la alcantarilla en la quebrada Los Negritos, el análisis señala que no se observan labores de mantenimiento para los elementos de concreto, además las obstrucciones en el cauce continúan siendo un problema importante en este paso de agua.

Los expertos añadieron que este paso se encuentra “susceptible de ser obstruido”.

Prevención

Entre sus recomendaciones, el Lanamme sugiere a la Administración implementar planes de mantenimiento preventivo, sustituir las alcantarillas que no tienen una capacidad hidráulica adecuada y en el caso de las alcantarillas que están dentro de planes de proyectos a desarrollar próximamente, piden que se implementen los criterios enunciados en el informe durante los procesos de diseño, construcción o readecuación para evitar reconstruir la vulnerabilidad.

De las cuatro estructuras analizadas, tres se encuentran en el trazado de proyectos como el Fideicomiso de Ruta 1 o el paso a desnivel de la UCR (quebrada Los Negritos). Solo la del río Ocloro no está en planes de ser reemplazada próximamente .

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.