Juan Diego Córdoba.   9 octubre
Nuevo puente sobre río Virilla cerró sus primeros 6 meses de construcción con un avance del 35%. Fotografía: MOPT.

El aumento en la inversión de obras viales impulsó al país 15 casillas en materia de infraestructura, según el Informe Índice de Competitividad Global 2019.

Costa Rica pasó del puesto 78 a la posición 63 de 141 naciones evaluadas. En Latinoamérica, nuestro país fue quinto, detrás de Chile (42), México (54), Panamá (59) y Ecuador (62).

Aunque el informe reconoce una mejoría en la calidad y conectividad de las vías nacionales, el estudio mantiene el dedo sobre el rezago que sufre en carreteras.

La variable incluye evaluación en infraestructura de carreteras, puertos, aeropuertos, líneas férreas y servicios de agua y electricidad.

Para Federico Villalobos, socio de Asesoría Financiera en Infraestructura de la firma consultora Deloitte, el principal reto es mantener la inversión para superar el letargo de años.

“Sigue siendo un tema por resolver y trabajar. Hubo una mejora, el reto que tiene el país es cómo mantener una mejora sostenida en el tiempo para que en el mediano y largo plazo sí podamos ver y sentir una mejor calidad del servicio que se brinda por medio de la red vial”, afirmó Villalobos.

Costa Rica obtuvo 68,7 puntos de 100 posibles y registró una mejora de 3,6 en comparación con los resultados del año anterior.

Con esa avance, fue el país latinoamericano con el mejor rendimiento en el año. En la región la nota promedio es de 61,3.

En la medición de conectividad vial, que compara los kilómetros de travesía de un viaje en vehículo versus la distancia real en línea recta, el país pasó de la casilla 111 a la 103.

Mientras que en la calidad de las vías se colocó en la posición 117, avanzando siete escalones.

Para avanzar en infraestructura vial, nuestro país requerirá mantener o aumentar los recursos asignados al mantenimiento, reparación y desarrollo de obras; sin embargo, debe hacerlo en un escenario de déficit fiscal.

“Costa Rica invierte en infraestructura de transporte cerca del 1% del PIB. Aumentar ese nivel de inversión en un marco de restricción fiscal solo pasa en el acompañamiento con el sector privado, es algo que el país tendrá que hacer de una u otra manera”, afirmó Villalobos.

Actualmente hay cuatro grandes obras en construcción: ampliación de la ruta 32, nuevo puente sobre el río Virilla, en esa misma ruta; el paso a desnivel en la rotonda de las Garantías Sociales y el tramo norte de la carretera de Circunvalación.

Otro de los retos que tiene el país, como también lo ha señalado la Cámara Costarricense de la Construcción, es sacar posiciones ideológicas, partidarias o de Gobierno en la política de obra pública.

“Los nuevos proyectos que prepara un gobierno no los ejecuta ese gobierno, los termina ejecutando el siguiente o incluso el otro. Tenemos que tener la madurez para poder preparar proyectos y que no se detengan ni cambien por una administración, es un tema de continuidad en la política y de no evaluar los gobiernos solo por los proyectos que inaugura, sino por cuánto avanzan en cada una de las fases”, consideró Villalobos.

En infraestructura nuestro país también mejoró 10 posiciones en eficiencia de puertos y 4 casillas en conectividad marítima, influenciado por la puesta en marcha de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM).