Gustavo Arias Retana.   27 octubre, 2018
Primer barco en atracar en la Terminal de Contenedores de Moín. Fotografía: APM Terminals.

Arribó este sábado con 2.500 contenedores vacíos y saldrá cargado de fruta costarricense para el mundo, principalmente piña, a eso de las 10 p. m. Su nombre es el Cap Beatrice (Capitán Beatríz) y es el primer barco comercial en atracar en la Terminal de Contenedores de Moín (TCM).

La embarcación fue construida en el 2004, mide 210 metros de largo, su parte más ancha alcanza los 30 metros y tiene bandera de Liberia.

El barco puede transportar 2.556 contenedores de 20 pies de largo y es operado por la compañía Oceanic Marine Management.

La llegada de esta embarcación se dio luego de que APM Terminals pusiera en marcha su primer puesto de atraque, tras obtener el visto bueno del Consejo Nacional de Concesiones.

Según el director general de APM Terminals, Kenneth Waugh, este es un primer paso importante para reactivar el comercio de Limón.

“Desde hoy la TCM está abierta para levantar el comercio de Costa Rica 24/7. Este es un gran logro que viene precedido de miles de barcos cuatro veces más grandes de los que hoy ha recibido Costa Rica. Aumentaremos el comercio en un 23 % con manos limonenses”, dijo.

El barco saldrá a eso de las 10 p. m. Fotografía: APM Terminals
El megapuerto entrará completamente en funcionamiento en febrero del próximo año. Fotografía: APM Terminals.

En esta etapa inicial de operaciones de la TCM, las embarcaciones podrán decidir si atracan en el muelle de Japdeva o en la TCM.

La operación completa de la terminal empezaría en febrero próximo cuando se inaugure oficialmente el megapuerto.

La empresa concesionaria tendrá a su cargo la explotación comercial de esta durante los próximos 30 años y luego pasará a manos del Gobierno.

Durante ese periodo, APM deberá destinar un 7,5% de sus ingresos brutos para el desarrollo de Limón. Ese canon se calcula en unos $1.000 millones a lo largo de los 30 años.

El megapuerto se construyó sobre una isla artificial de 40 hectáreas en la que operarán seis grúas pórticas tipo Post-Panamax (buques con hasta 22 hileras de contenedores con una manga de 56 metros) y 29 grúas de patio.

Además de aumentar la capacidad para recibir embarcaciones de mayor tamaño, la TCM también permitirá reducir el tiempo de atención de cada barco. En este momento tarda 40 horas en promedio y bajará a 15 horas.

La Terminal de Contenedores de Moín tiene un costo de $1.000 millones.