Juan Diego Córdoba. 22 julio
El presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) se presentó a audiencia para exponer la posición de la entidad sobre proyecto para reestructurar Japdeva. Fotografía: Juan Diego Córdoba
El presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) se presentó a audiencia para exponer la posición de la entidad sobre proyecto para reestructurar Japdeva. Fotografía: Juan Diego Córdoba

La Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) no se opone la propuesta para reestructurar Japdeva, que entregaría prejubilaciones a 277 trabajadores de la entidad portuaria mayores de 55 años.

Esa posición obedece a que la iniciativa “no transgrede la autonomía de la Caja”, afirmó el presidente ejecutivo Román Macaya.

“Vemos con buenos ojos el hecho de que el proyecto garantizaría que la CCSS siga recibiendo las cuotas (de pensión y de salud) de estas personas bajo el seguro voluntario, con un aporte del Estado que les garantiza el ingreso y la formalidad con la Caja y que no estén descubiertos ellos ni sus familiares que dependen de ellos”, manifestó Macaya.

Lo que sí enfatizó es la necesidad de que se rebajen automáticamente las cargas sociales del subsidio, el cual se les entregaría hasta que cumplan con la edad y cuotas suficientes para pasar al régimen definitivo de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), administrado por la Caja.

“En tanto la Caja reciba las cotizaciones respectivas, debe ser respetuosa porque no violenta su autonomía jurídica”, declaró Gilbert Alfaro, director jurídico de la institución.

La Procuraduría General de la República (abogado del Estado) advirtió a los legisladores que si se aprueba el texto como lo propuso el Gobierno, se dejaría abierto un portillo para que las pensiones de los trabajadores beneficiados con el subsidio se encarezcan.

Esto debido a que la fórmula para calcular las prejubilaciones entrega montos más altos que los que percibirían los trabajadores cuando se pasen al IVM. Ahora, se les promete un 63% del salario, calculado con los 12 mejores salarios de los últimos cinco años; con el régimen de la Caja, el cálculo se hace con base en los últimos 240 salarios y el máximo es un 60%.

“El subsidio puede ser este u otro, pero efectivamente cuando los trabajadores se jubilen por la Caja el monto podría ser menor al que recibirían los trabajadores a como está el proyecto”, reconoció el gerente de pensiones, Jaime Barrantes.

Necesidad de recortar

Además de las prejubilaciones, la propuesta de ley presentada por el Poder Ejecutivo entregaría bonos de hasta ocho salarios a los trabajadores que acepten el despido.

También contempla los traslados de los empleados de Japdeva a otras instituciones públicas. No obstante, esa posibilidad estaba vigente desde agosto del año pasado con la firma de una directriz presidencial, por parte del mandatario Carlos Alvarado.

El Gobierno impulsa esas alternativas ante la necesidad de recortar hasta el 80% de la planilla de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), en crisis financiera.

La Contraloría General de la República (CGR) señaló que la entidad portuaria entró en crisis por subestimar el impacto de los ingresos que sufriría por la entrada en operaciones de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), que asumió el 70% del negocio que ostentaba anteriormente la Junta.

También acusó la falta de acciones de las administraciones y gobiernos anteriores, para diversificar la actividad portuaria de la institución.