Patricia Recio. 13 enero
La nueva escuela contará con el doble de aulas de la actual y un gimnasio más grande, el MOPT prometió que estaría lista a mediados de febrero. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Los 400 niños de la escuela de Colima de Tibás iniciarían el curso lectivo en el viejo edificio, pero solo permanecerán ahí un par de semanas.

El histórico edificio con más de 90 años está condenado a la demolición porque está en la ruta del tramo norte de la carretera de Circunvalación.

La promesa del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) es que el nuevo centro educativo estará listo para el 6 de febrero, cuando inician las lecciones este año, pero no fue así.

De acuerdo con la más reciente información de la unidad ejecutora de este proyecto, la nueva escuela estaría lista a mediados de febrero.

Carlos Jiménez, ingeniero del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), aseguró que la nueva escuela Rafael Vargas Quirós tiene un avance cercano al 90%.

Entre las obras pendientes se encuentran detalles arquitectónicos, senderos, sistemas eléctricos y mallas perimetrales.

Sin embargo, dijo, toda la infraestructura está levantada.

En el centro educativo, informaron de que se les comunicó a los padres que el curso lectivo empezaría con normalidad en la vieja escuela y posteriormente harán el traslado.

El nuevo gimnasio será multiusos y pasará de 300 a 900 metros. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

La nueva edificación tiene un costo de ¢3.100 millones y comprende 28 aulas académicas (el doble de las actuales) y cuatro más para preescolar, así como un espacio techado para juegos, una biblioteca, un laboratorio de cómputo y uno de robótica. También, hay una sala de espera para los papás y una caseta de seguridad.

Además, el gimnasio pasará de 300 a 900 metros cuadrados y será multiuso.

Este centro se ubica a 450 metros del actual por lo que no representará problemas de traslado para los estudiantes.

En donde se ubica la escuela vieja se levantará un viaducto que unirá desde ese sector en Colima hasta el precario Triángulo de Solidaridad en San Gabriel de Calle Blancos, Goicoechea.

Hasta ahora, el tramo de la Circunvalación con mayor avance es el que comprende de Colima hasta las cercanías del Palí de Cuatro Reinas.

La vieja escuela no ha sido demolida pues los niños deberán iniciar ahí el curso lectivo. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Ese trayecto incluso iba a ser inaugurado en diciembre, sin embargo el MOPT determinó que no era funcional habilitarlo sin contar con el puente sobre la quebrada Rivera (que comprendía la llamada subsección II A) y la intersección en la Uruca (que corresponde a la unidad funcional I). En ambos casos las obras no han iniciado a falta de expropiaciones.

El proyecto para completar el arco norte de Circunvalación incluye la construcción de 4,5 kilómetros de vía que irán desde desde La Uruca hasta Calle Blancos.

La obra tiene un costo de $163 millones provenientes del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).