José Andrés Céspedes. 17 febrero
Un oficial muestra a los periodistas el pésimo estado en que se encuentra la hipodérmica que tiene en sus manos, así como el instrumental que aparece tendido en el suelo. Foto: Archivo LN.
Un oficial muestra a los periodistas el pésimo estado en que se encuentra la hipodérmica que tiene en sus manos, así como el instrumental que aparece tendido en el suelo. Foto: Archivo LN.

Autoridades de la Guardia Civil recibieron varias denuncias de ciudadanos que se quejaban de haber sido afectados por un “dentista” en Zapote, ya que después de la extracción de una pieza dental, sobrevenía una infección, publicó La Nación el 17 de febrero de 1971.

El caso fue pasado a conocimiento del Departamento de Narcóticos, donde el capitán Álvarez ordenó una investigación a fondo del asunto.

Mediante las señas que dieron los quejosos del lugar donde frecuentaba trabajar el presunto odontólogo, los agentes llegaron cautelosamente.

Sorprendieron con las manos en la masa al citado infractor de la ley, ya que atendía a un cliente en ese momento.

Luego de un interrogatorio prolongado, el seudo-dentista confesó que no tenía licencia para trabajar.

Alegó que lo hacía únicamente con base a su “experiencia”.

En vista de que el Colegio de Odontólogos también sabía de la irregularidad, solicitó a la Guardia Civil una inflexible y fuerte sanción para quien se dedicó, quién saber por cuanto tiempo, a desacreditar esa profesión.

Al indiciado se le decomisó, además de una silla en lamentables condiciones de cuido, gran cantidad de instrumentos, la mayor parte de ellos herrumbrados, con que trataba a sus clientes.

Por su parte, el coronel Andrés Lippa, director de la Guardia Civil, dijo que con éste son tres los detenidos acusados por el mismo delito, en término de dos a tres meses.

En otras noticias:

Vehículo cayó dentro de río

En el lugar denominado Bosque de San Rafael de Oreamuno, a la 1:50 p. m., ocurrió un lamentable accidente cuando el pick-up que conducía un señor de apellido Gómez, se precipitó al río Tatiscu.

Según el informe, el río tiene seis metros de profundidad, del puente al nivel de agua, lo que motivó un violento estrellonazo del vehículo contra las piedras y cauce.

Testigos presenciales del accidente se movilizaron de inmediato, dando auxilio al joven Gómez quien fue trasladado de urgencia al hospital, donde quedó internado por disposición de los médicos quienes diagnosticaron estado de gravedad.

Masacraron a tres policías en Texas

La policía buscaba ayer incesantemente a un expenado de 33 años de edad a quien se acusa de haber matado a balazos a tres de cinco policías secuestrados. Uno de los policías sobrevivientes está herido.

Todos los policías, secuestrados mientras investigaban un robo, fueron llevados hasta una hondonada donde uno de sus captores abrió fuego contra ellos.

El funcionario policial Clarence Jones describió el triple asesinato como una ejecución.