Sofía Chinchilla Cerdas, Aarón Sequeira. Hace 5 días
La misa solemne del 2 de agosto, en honor a la Virgen de los Ángeles y el aniversario 385 años de su hallazgo, la presidió el obispo de la Diócesis de Cartago, monseñor Mario Enrique Quirós. Foto: Rafael Pacheco.
La misa solemne del 2 de agosto, en honor a la Virgen de los Ángeles y el aniversario 385 años de su hallazgo, la presidió el obispo de la Diócesis de Cartago, monseñor Mario Enrique Quirós. Foto: Rafael Pacheco.

“Urge en estos tiempos una propuesta de escucha y diálogo atento entre sectores, la mejor decisión es aquella que se toma bajo la escucha y reflexión de los distintos puntos de vista.”

De esta manera, el obispo de Cartago, Mario Enrique Quirós, hizo un llamado al diálogo entre sectores y Gobierno de la República para la atención de los efectos negativos de la pandemia del coronavirus en el país.

Ese clamor lo hizo el obispo durante la homilía de la solemne celebración eucarística en honor a la Virgen de los Ángeles, aparecida hace 385 años en la antigua Puebla de los Pardos, en Cartago.

El prelado pidió escuchar a “los agricultores, empresarios, el sector industrial, los pesqueros que con su manifiesto llaman a una mesa de diálogo para resolver sus situaciones difíciles que les aquejan”.

(Video) Homilía en la Basílica en el día de la Virgen de los Ángeles

También incluyó, en ese pedido de diálogo, la búsqueda de soluciones para el sector turismo, uno de los más golpeados por las decisiones nacionales e internacionales para el combate del covid-19.

“El diálogo sigue siendo la forma que nosotros, los costarricenses, debemos propiciar para poder entendernos y salir adelante en esta barca. Cada uno es parte de la solución, cada uno es respuesta a lo que estamos viviendo”, dijo Quirós.

En ese llamado al diálogo, el obispo enfatizó la necesidad de que todos los sectores remen juntos, en la misma barca, y no cada uno por su lado.

Entre los problemas que el prelado pidió atender con mayor diálogo y que generan mayor preocupación, mencionó particularmente las cifras de desempleo y el “fenómeno de las cuarterías”.

“No podemos pasar de largo, hermanos y hermanas que claman por sus trabajo digno, para asumir sus responsabilidades. El desafío es cómo abrir nuevas oportunidades para los desempleados. Será una reflexión de todos para solventar esta situación que empobrece más al costarricense”, dijo Mario Quirós.

En cuanto a la situación de las cuarterías, el obispo explicó en su mensaje pastoral que es necesario pensar cómo ofrecer condiciones más dignas y humanas a muchas personas que viven en estas condiciones.

Añadió que esas personas están expuestas a innumerables peligros y por ello requieren de una mayor atención.

También, mencionó que la atención debe dirigirse a las personas en situación de calle, con respuestas efectivas y comprometidas “y no permitir que el virus pandémico haga estragos en ellos”.

“Estamos en la misma barca, donde juntos navegamos; las decisiones que se tomen son importantes para cada uno.

“Se trata de atravesar este fuerte oleaje solidariamente, con responsabilidad y aprender de la historia, no separados remando cada uno según su parecer; tampoco solos ni indiferentes, sino de la misma forma en que fuimos conformados, como nación, unidos y solidarios”, dijo el obispo Mario Quirós.

La misa se realizó frente a una audiencia de 15 personas, entre religiosas y feligreses, en el marco de una celebración eucarística que este año, por las medidas sanitarias, no incluyó la procesión con la imagen de la Virgen.

En cambio, Quirós y los demás obispos del país ingresaron hasta el altar en compañía de un reducido número de sacerdotes y seminaristas.

El prelado dedicó una sección de su mensaje a reconocer el esmero con el que el Poder Ejecutivo ha atendido la emergencia sanitaria y la valentía del personal médico, pero también destacó el aporte que puede realizar el sector privado.'

‘Dios bendiga el coraje con el que se ha asumido, responsablemente, a nivel de todos estos aportes del personal sanitario y demás personal laboral que colaboran con la contención que estamos llevando a cabo’ Mario Quirós, obispo de Cartago

Al inicio de su mensaje pastoral, el prelado envió un saludo fraternal al cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, y al obispo auxiliar, Silvio Báez, a causa del atentado con una bomba molotov que sucedió en la catedral de Managua este viernes.

Las intenciones de la misa incluyeron pedidos para que los enfermos graves de covid-19 mejoren, que el personal sanitario mantengan sus fuerzas y que los familiares de los fallecidos a causa de la enfermedad encuentren consuelo.

Quirós, además, pidió a la Virgen que los líderes de las naciones actúen “con sabiduría, diligencia y solidaridad”, que se encuentren soluciones sociales y económicas para la crisis y que el capital que se gasta en armamento en el mundo se utilice para prevenir catástrofes futuras.

A los fieles, Quirós les solicitó mantener la protección personal y de los demás, así como seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias sobre los productos que se deben utilizar para prevenir o tratar el contagio del coronavirus.

Al finalizar la eucaristía, los obispos colocaron una bandera de Costa Rica a los pies de la imagen de La Negrita, luego entonaron el himno nacional y el de la Virgen de los Ángeles. Foto: Rafael Pacheco.
Al finalizar la eucaristía, los obispos colocaron una bandera de Costa Rica a los pies de la imagen de La Negrita, luego entonaron el himno nacional y el de la Virgen de los Ángeles. Foto: Rafael Pacheco.
‘La opinión y la decisión de cada uno es valiosa'

Al finalizar la eucaristía, Quirós conversó brevemente con La Nación y confirmó que eligió, para su homilía, un tono conciliador y de llamado a la unidad.

El 2 de agosto del 2019, por ejemplo, Manuel Eugenio Salazar, obispo de Tilarán, habló sobre homofobia, huelgas, aborto, fecundación in vitro (FIV), eutanasia y la participación política de la Iglesia.

“Ante la situación tan dramática del coronavirus, que nos afecta a todos por igual, y siguiendo la enseñanza del santo padre Francisco, pues estamos en una barca. Una barca donde la opinión, donde la decisión de cada uno es importante, es valiosa. Por eso debemos ponernos siempre de acuerdo, enrumbarnos y tener un horizonte que nos llene de posibilidades”, afirmó Quirós.

“El costarricense es una persona que es muy emprendedora, es una persona muy sensible ante el sufrimiento humano, por eso es la temática y se desprendía del momento y las circunstancias que estamos teniendo, un mensaje a la conciliación, un mensaje a la unidad, a que juntos sigamos aportando”, añadió el sacerdote cartaginés.

Este año, debido a las restricciones de distanciamiento y aforo que ordena el Ministerio de Salud, la Iglesia no invitó a la misa al presidente Carlos Alvarado ni los demás integrantes de los poderes de la República.

Horas después de la misa, Marcelo Prieto, ministro de la Presidencia, agradeció el mensaje de la Conferencia Episcopal. Según el jerarca, las palabras de Quirós “refuerzan” el compromiso del Gobierno para dialogar y buscar soluciones a la crisis económicas que generó la pandemia.

“El Gobierno de la República ha venido desarrollando una permanente actitud de diálogo y de escucha con los diversos sectores y particularmente desde el inicio de la crisis. La viceministra de la Presidencia ha coordinado un proceso de escucha con el presidente en forma directa y personal, para entender los requerimientos, posiciones y puntos de vista de muchos sectores”, afirmó Prieto.