Daniela Cerdas E.. 8 diciembre, 2017
Nathalia Rojas fue contratada en 1 de junio del 2017 como defensora de audiencias.
Nathalia Rojas fue contratada en 1 de junio del 2017 como defensora de audiencias.

La presidencia ejecutiva del Sinart pedirá explicaciones a la funcionaria que recomendó eliminar el rosario y la misa dominical de la programación del canal, pues en el 2016 ella había manifestado su "repudio" por la Iglesia católica en una publicación en Twitter.

Así lo informó Mario Alfaro, director ejecutivo del Sinart, quien dijo que ni él, ni ningún miembro del Consejo Ejecutivo supo de las manifestaciones de Nathalia Rojas, defensora de las Audiencias del Sinart, quien sugirió eliminar esos contenidos religiosos alegando que Costa Rica es un país diverso y plural, con apertura a diferentes creencias religiosas.

"Conocí a Nathalia el día que le hicimos la entrevista en la sesión del Consejo. Ella fue una de las seis personas mejor evaluadas en la primera etapa y que llegaron a la terna final", explicó Alfaro.

La funcionaria fue contratada en 1.° de junio del 2017 y sus manifestaciones en Twitter fueron hechas el año pasado, luego de la homilía del 2 de agosto.

"Es demasiado el repudio que siento por esa institución (Iglesia católica). Me he tardado bastante en hacerlo", tuiteó Rojas, al tiempo que manifestó que quería hacer una "apostasía colectiva", o renuncia colectiva a la religión.

"En aras de garantizar la objetividad y la certeza sobre las decisiones tomadas por el Consejo Ejecutivo, la presidencia ejecutiva del Sinart. S. A. convocará a la compañera Nathalia Rojas a la próxima sesión del Consejo Ejecutivo (fecha por definir) para que se refiera a las publicaciones hechas", dijo el Sinart.

Sin embargo, el canal también manifestó que la empresa no hace propias las manifestaciones que cualquiera de sus colaboradores haya emitido a título personal, antes de iniciar labores, o de tener una relación contractual con el Sinart.

Polémica

A partir de enero del 2018, Trece Costa Rica Televisión (anteriormente llamado canal 13) dejará de transmitir estos programas con contenido católico, en respuesta a una recomendación de la Defensoría de Audiencias del estatal Sinart Costa Rica Medios.

Ese órgano concluyó que, al transmitir contenidos particularmente católicos, se está violentando un principio de la ley orgánica del Sinart, que es el principio de pluralismo religioso.

La Defensoría de Audiencias recomendó que debe haber un enfoque más abierto, respetando los derechos humanos de todas las poblaciones, "porque Costa Rica es un país diverso y plural; debe haber apertura a diferentes denominaciones religiosas#.

La Iglesia católica consideró la decisión del Sinart como una #violación de los derechos de los ciudadanos, especialmente de los católicos".

Hasta el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, reprobó la decisión del Sinart.

"En lo personal no estoy de acuerdo. Es una decisión administrativa del Sinart, que está en firme, pero quería expresar como católico y como ciudadano que me parece que es perfectamente normal que esas manifestaciones de religiosidad sean también parte de la programación de un canal público", dijo Solís