Gerardo Ruiz R.. 4 julio, 2016
Según el canciller Manuel González, la decisión de Costa Rica de manejar con cautela el eventual restablecimiento de relaciones bilaterales con Nicaragua es fruto del aprendizaje que dejó el litigio por isla Calero.
Según el canciller Manuel González, la decisión de Costa Rica de manejar con cautela el eventual restablecimiento de relaciones bilaterales con Nicaragua es fruto del aprendizaje que dejó el litigio por isla Calero.

La embajadora de Costa Rica en República Dominicana, Zaida Zúñiga, renunció a su cargo este lunes, tras una petición expresa del canciller, Manuel González.

La diplomática estuvo envuelta en un escándalo durante las últimas dos semanas luego de que el Diario Extra publicara que Zúñiga es la madre de la jefa de despacho del canciller.

Después, ese mismo medio publicó que Zúñiga obtuvo un aumento en su pensión por invalidez en el 2008, después de suspenderla para ocupar un cargo en la embajada permanente de Costa Rica en la Organización de Estados Americanos (OEA).

La pensión de la diplomática pasó de ¢772.000 a ¢3,1 millones al mes, según ese matituno.

Este lunes, en una entrevista con La Nación, Manuel González dijo que durante el viaje a Chile del presidente Luis Guillermo Solís, la semana pasada, ambos llegaron a la conclusión de que la mejor alternativa era solicitar la renuncia de Zúñiga para evitar un mayor desgaste a ella, a la Cancillería y al Gobierno.

Por su parte, la Dirección Nacional de Pensiones también se manifestó sobre la polémica por el ajuste de la pensión en un documento con fecha 1.° de julio y que se redactó a solicitud de González.

"Basados en la normativa aplicable al régimen de Pensión que ampara el beneficio jubilatorio de la señora Zúñiga Valverde, (la Dirección de Pensiones) no encuentra irregularidad alguna, en lo que respecta a la gestión del expediente de la señora".

La diplomática se mantendrá en el cargo hasta el 15 de agosto, mientras termina el proceso de traslado de la sede diplomática costarricense a otras instalaciones.

González negó que el ánimo del Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís fuera beneficiar a Zúñiga en la condición de su pensión, una vez que la retome tras laborar en República Dominicana.

"Le puedo decir con toda precisión que nunca ha existido en el ánimo mío, ni en el presidente, tomar una decisión en favor de esta persona para darle algún beneficio en su condición de pensión", manifestó.

Normal. El canciller agregó que no hay nada extraño en que no supiera que Zaida Zúñiga era la madre de una funcionaria tan cercana a él como su jefa de despacho, Kathya Araya.

"Cuando ella concursa (para el cargo de embajadora), me indica (la jefa de despacho, Kathya Araya Zúñiga) que es su madre, a lo cual le respondo que tenía todo el derecho, como cualquier otro ciudadano, de concursar, al ser el concurso de carácter público. El análisis de los más de 400 expedientes no lo hice yo, ni se hizo en este mi despacho. Precisamente para eso se nombró una comisión coordinada por el Departamento de Recursos Humanos, que evaluaron los atestados", contó.

Sobre su responsabilidad política en el nombramiento de Zúñiga, el canciller afirmó que siempre actuó de buena fe y transparentemente.

"Siempre fui muy claro con el presidente Luis Guillermo Solís y con el Consejo de Gobierno en que era la mamá de mi jefa de despacho, precisamente para que no hubiera ninguna suspicacia", concluyó.

Manuel González insistió en que el nombramiento de la embajadora en República Dominicana se hizo por la idoneidad de la funcionaria y no por su parentezco con su jefa de despacho.