Daniela Cerdas E.. 23 mayo
Actualmente los contenedores que salen de la TCM no son sometidos a ningún tipo de revisión. Fotografía: cortesía de APM Terminals.
Actualmente los contenedores que salen de la TCM no son sometidos a ningún tipo de revisión. Fotografía: cortesía de APM Terminals.

El Centro de Inspección Remota (CIR) de contenedores comenzará a funcionar el 1.° de julio, 44 días después de que Holanda se incautara de un contenedor cargado con 1.600 kilos de cocaína, que salió de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), en Limón.

Así se programó este miércoles, tras una reunión sostenida entre representantes de la empresa concesionaria del puerto, APM Terminals, el Ministerio de Hacienda, la Dirección General de Aduanas, el Ministerio de Seguridad y el de Comercio Exterior.

Este centro, responsabilidad del Estado, era el paso que estaba pendiente para hacer efectiva la operación del escáner disponible en dicha terminal. Actualmente, los contenedores que salen de la TCM no son sometidos a ningún tipo de revisión.

En un comunicado, APM Terminals explicó que en los próximos días comenzarán a establecerse los protocolos de operación e iniciarán los entrenamientos al personal que revisará las imágenes remitidas por la TCM.

“Estamos aportando a Costa Rica una herramienta que representará una contribución importante en su lucha contra el narcotráfico, así como un beneficio significativo para exportadores e importadores de la región.

"Sin duda, el establecimiento de este centro de monitoreo es un avance relevante en la seguridad portuaria y la competitividad del país”, aseguró el director general de APM Terminals, Kenneth Waugh.

El centro de monitoreo forma parte del Sistema Nacional de Inspección No Intrusiva (SINI), el cual tiene dos componentes: los escáneres en los puntos de ingreso y salida del país y la implementación del CIR para el análisis y la interpretación de las imágenes.

Los exportadores también podrán solicitar escaneos voluntarios de la carga para certificar ante sus clientes que los contenedores están libres de mercaderías ilegales. De igual manera, los importadores de la región tendrán la posibilidad de someter sus contenedores a escaneos para agilizar la liberación de los mismos y reducir los costos que conllevan las inspecciones físicas por parte de Aduanas.

El escáner de la TCM es único en su clase en Latinoamérica y tuvo un costo de $2,6 millones. Tiene la capacidad de enviar imágenes en tiempo real al centro de monitoreo y a países como Estados Unidos.

La detección de drogas, armas, dinero, material radioactivo y plagas dentro de los contenedores se realizará mediante algoritmos digitales, y el análisis de las imágenes se llevará a cabo de manera remota por parte de las autoridades de Aduanas, el Servicio Fitosanitario del Estado y Fuerza Pública.

La ubicación del nuevo centro de monitoreo no trascendió.