Por: Daniela Cerdas E..  21 marzo
El CNP, que tiene una planilla de 420 funcionarios, se financia con un 50% de las ganancias de la Fanal y con su Programa de Abastecimiento Institucional (PAI), que vende productos a entidades públicas.
El CNP, que tiene una planilla de 420 funcionarios, se financia con un 50% de las ganancias de la Fanal y con su Programa de Abastecimiento Institucional (PAI), que vende productos a entidades públicas.

Los empleados del Consejo Nacional de Producción (CNP) parecieran no tener necesidad de descansar. Un total de 145 funcionarios acumulan 7.577 días de vacaciones; un promedio de 52 días por trabajador.

La cifra llamó la atención de la Contraloría General de la República (CGR) para la cual hay una clara violación de los artículos 159 y 161 del Código de Trabajo, según explicó en un informe emitido este lunes (DFOE-EC-IF-00002-2018).

La cifra de empleados que acumulan esa cantidad de días de descanso representa el 35% de la planilla de 420 funcionarios.

Según el documento, el CNP carece de "políticas para la gestión de vacaciones de sus funcionarios". Como prueba de esto la CGR citó el caso de 22 empleados que acumulaban 2.356 días entre todos; un promedio de 107 días cada uno.

El ente contralor estimó que el costo de esas vacaciones para la Institución ronda los ¢360 millones.

“Queda prohibido acumular las vacaciones, pero podrán serlo por una sola vez cuando el trabajador desempeñare labores técnicas, de dirección, de confianza u otras análogas, que dificulten especialmente su reemplazo, o cuando la residencia de su familia quedare situada en provincia distinta del lugar donde presta sus servicios”, artículo 159 del Código de Trabajo.

"La situación descrita se presenta a pesar de las acciones realizadas por la Administración y se traduce en un pasivo laboral que podría generar una eventual salida de recursos para el CNP, en caso de que estas personas cesen funciones", advirtió el ente Contralor, que pidió a la institución tomar medidas al respecto.

Este dinero para el CNP es muy significativo dada la crisis financiera que ha afrontado. El Consejo operaba con déficit y, con el propósito de equilibrar sus finanzas, el Gobierno le hizo transferencias por ¢7.290 millones en el 2014; ¢2.250 millones en el 2015; ¢2.000 millones en el 2016 y apenas ¢200 millones en este 2017, dado el déficit fiscal.

El CNP se financia con un 50% de las ganancias de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal) y con su Programa de Abastecimiento Institucional (PAI), que vende alimentos a entidades públicas, principalmente, escuelas y colegios.

¿Cómo se acumularon tantas vacaciones?

Una posible explicación es que uno los beneficios contemplados en la convención colectiva de la institución establece que se le otorgará a los funcionarios 15 días de vacaciones para los que tienen cuatro años de trabajar en la institución; 20 para los que tienen entre cinco y nueve años y 30 días para los que tienen más 10 años de laborar.

El Departamento de Prensa del CNP informó de que, a finales del 2016, la Administración giró instrucciones a todos los funcionarios que acumulaban más de un período de vacaciones para que programaran su consumo. Según ellos, esto permitió que se bajara el número de vacaciones acumuladas.

"Con respecto a la acumulación de vacaciones, esta se ha dado debido a que los procesos de reestructuración que ha vivido el CNP a lo largo de muchos años han conllevado la salida de profesionales en áreas sensibles, lo que ahora dificulta el reemplazo de funcionarios durante períodos de vacaciones. Es importante señalar que a los funcionarios que acumulan dos períodos o más de vacaciones les corresponde un total de 30 días anuales ya que tienen más de 10 años de trabajar para el CNP", explicó la institución.

"De la concesión de vacaciones, así como de las acumulaciones que se pacten dentro de las previsiones del artículo 159, se dejará testimonio escrito a petición de patronos o de trabajadores", artículo 161 del Código de Trabajo

Según el Consejo, los funcionarios que están próximos a pensionarse deben disfrutar de las vacaciones acumuladas antes de su retiro.

'Los trabajadores tienen que descansar'

La CGR recordó que el Código de Trabajo establece que los funcionarios tienen prohibido acumular vacaciones.

"Queda prohibido acumular las vacaciones, pero podrán hacerlo por una sola vez cuando el trabajador desempeñare labores técnicas, de dirección, de confianza u otras análogas, que dificulten especialmente su reemplazo, o cuando la residencia de su familia quedare situada en provincia distinta del lugar donde presta sus servicios. En este último caso, si el patrono fuere el interesado de la acumulación, deberá sufragar al trabajador que desee pasar al lado de su familia las vacaciones, los gastos de traslado, en la ida y regreso", señala el artículo 159 del Código de Trabajo.

Según la CGR, de la acumulación de vacaciones por las excepciones que establece el Código de Trabajo debe dejarse testimonio escrito a petición de patronos o de trabajadores, tal como lo establece el artículo 161 del Código de Trabajo.

Geovanny Díaz, del Ministerio de Trabajo, indicó que un trabajador que acumule vacaciones afecta la parte presupuestaria de la Institución ya que en algunas convenciones se establece el pago de vacaciones y, a la hora de que el funcionario se jubile, debe hacerse el pago de los días de vacaciones que no disfrutó, lo que conlleva a una afectación de las finanzas, ya que este dinero se debe presupuestar.

Además, añadió que el hecho de que un funcionario decida tomar las vacaciones acumuladas, por ejemplo irse tres meses, afecta la productividad de la Institución ya que está no puede pagar un reemplazo durante el tiempo de descanso del trabajador, como si ocurre en los permisos sin goce de salario, pues el funcionario recibe un sueldo y no se justificaría que se pague otra remuneración.

"Ha habido una práctica de acumular vacaciones que la Contraloría encuentra que hay instituciones que tienen un número exagerado de vacaciones. Hay un tema de un principio de salud y buen desempeño de los trabajadores que tienen que descansar. Las vacaciones son un derecho de los trabajadores, si no se sacan vacaciones, esto va a tener un efecto en la productividad y la salud de las personas", explicó Díaz.