Daniela Cerdas E.. 1 septiembre
La sede central de la Universidad Técnica Nacional se ubica en Alajuela.
La sede central de la Universidad Técnica Nacional se ubica en Alajuela.

La Universidad Técnica Nacional (UTN) detectó un faltante de recursos para cubrir el presupuesto de becas por ¢1.180 millones para lo que resta del 2020, por lo cual tuvo que correr a realizar un acomodo presupuestario para no afectar a los alumnos que reciben el subsidio.

Emmanuel González, rector de esa casa de enseñanza pública, informó de ese faltante a la comunidad universitaria, la semana anterior. Asimimo, se refirió a la “imposibilidad presupuestaria” para mantener los montos de las ayudas que se venían otorgando a cerca de 5.113 alumnos. Esto alarmó a los beneficiarios.

Según González, la Universidad detectó el déficit en un análisis de ejecución operativa en las diferentes áreas institucionales relacionadas con partidas prioritarias. La revisión se hizo para verificar el uso del presupuesto hasta la fecha y los requerimientos de recursos en el corto plazo, de cara a lo que restaba del periodo 2020.

“Como resultado tangible del análisis efectuado resalta la afectación de dos áreas fundamentales de nuestro quehacer: el monto faltante en el rubro de Becas y Beneficios Estudiantiles y la disminución drástica de los ingresos estimados producto de la venta de servicios del Área de Extensión de la UTN”, indicó el rector. .

Ante la preocupación del estudiantado por el déficit para becas, se hizo un estudio de partidas para buscar de dónde se podían tomar los recursos.

Se analizaron los rubros salariales afectados por la implementación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (9635) y se determinó que era posible disponer de contenido económico de esa partida para atender los beneficios en cuestión.

De esta forma, el 27 de agosto se acordó tomar los recursos reservados para la implementación de la Ley 9635, correspondiente a la diferencia en rubros de anualidades y salarios de personas en las plazas denominadas de confianza en cada sede.

Además, se tomó parte de ese dinero de plazas que no serán utilizadas y cuyo contenido presupuestario sería un remanente disponible.

“Se restablecieron así los beneficios estudiantiles tal cual se otorgaban, los cuales continuarán concediéndose según los montos asignados a cada persona estudiante de acuerdo con su categoría de beca, sin afectación alguna”, indicó el rector a la comunidad universitaria.

La Universidad tiene 14.365 estudiantes.

“(Sobre el faltante) Es relevante señalar que en la fecha indicada, las nuevas autoridades universitarias no habían asumido funciones y, por lo tanto, este servidor tampoco había asumido la Rectoría de la UTN”, indicó González, quien comenzó su período el 1.° de julio del 2020.

Según su declaración, el déficit se habría generado en la administración anterior que estaba a cargo de Marcelo Prieto, actual ministro de la Presidencia.

González indicó que desconocen las causas del faltante por lo que van a auditar de modo exhaustivo sus orígenes.

Aparte, señaló, también se han visto afectados presupuestariamente por la pandemia. Específicamente, dijo el rector, la venta de servicios se ha reducido y, por lo tanto, las posibilidades de brindar las actividades que se tenían programadas.

“Lo anterior está generando un impacto negativo importante en nuestros ingresos proyectados por este concepto, para lo que resta del periodo 2020. La disminución estimada por este rubro es cercana a los ¢1.200 millones”, explicó el funcionario.

El presupuesto de la UTN para el 2020 fue de ¢35.677 millones.

Esta universidad recibe recursos del Ministerio de Educación Pública (MEP), no del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), que distribuye dinero entre las otras cuatro universidades públicas.