Juan Diego Córdoba. 7 junio
De acuerdo con municipio local, se necesitan cuatro hectáreas para construir la Universidad Integral de Talamanca. Foto Archivo Diego Bosque
De acuerdo con municipio local, se necesitan cuatro hectáreas para construir la Universidad Integral de Talamanca. Foto Archivo Diego Bosque

La Municipalidad de Talamanca le pedirá a Japdeva que el dinero que le corresponde a ese cantón, por concepto del canon de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), sea invierta en la creación de una universidad local.

Dicha propuesta consta en un acuerdo del Concejo Municipal, aprobado de forma unánime el pasado 4 de junio.

En él se dispone plantear esta iniciativa a la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), encargada de gestionar los fondos que mes a mes deposita la concesionaria APM Terminals.

“Solicitar a Japdeva que se destine todo el porcentaje que corresponde al cantón de Talamanca de los fondos del canon de APM, a la creación de una universidad integral de Talamanca”, indica la moción aprobada.

De acuerdo con las autoridades del gobierno local, ese municipio requiere contar con “una verdadera modalidad de Universidad Integral de Talamanca, con todos los proyectos y carreras acordes a la realidad del cantón".

Para construir ese centro de educación superior, se requiere de una propiedad de cuatro hectáreas, estima el Concejo.

Talamanca apenas ha recibido el 11% de la inversión social que Japdeva realizó en el Caribe entre los años 2010 y 2017, según un informe de la Contraloría General de la República.

Junto a Siquirres, es el cantón limonense más olvidado por la entidad portuaria.

La mayoría de la inversión social se realizó en Matina (23%) y Pococí (22%).

Canon de TCM

La presidenta ejecutiva de Japdeva, Andrea Centeno, había revelado que podrían empezar a echar mano de los fondos para Limón a partir de julio, cuando debería estar listo el fideicomiso con el que se administrarán los recursos.

En las cuentas de Japdeva se acumulan ¢2.650 millones producto del canon que recibe de la Terminal de Contenedores de Moín, de acuerdo con el contrato de concesión con la empresa holandesa APM Terminals.

La empresa portuaria estima que al terminar este año, esos recursos se elevarán a cerca de ¢11.706 millones, y en un plazo de los 30 años de la concesión serán de $1.000 millones.

De acuerdo con Japdeva, los recursos podrían financiar parte de los proyectos impulsados por Mesa Caribe, conformada por empresarios, sindicalistas, diputados y alcaldes de la provincia.

Entre ellos están la terminal de cruceros, la marina, la zona de carga intermodal y centros logísticos. Estos proyectos se encuentran en etapa de factibilidad.

El dinero comenzó a transferirse en octubre, cuando se inició la operación de un solo puesto de atraque del nuevo muelle.

La operación arrancó oficialmente en febrero del presente año, cuando se habilitó el segundo puesto de atraque.

Este jueves, la Contraloría General de la República emitió un informe en donde señala los desórdenes de esa institución para invertir en proyectos y obras sociales que, según su ley orgánica, debe impulsar en toda la provincia de Limón.

Esos señalamientos ocurren a pocos días de que la institución disponga de los recursos provenientes del canon del megapuerto.