Daniela Cerdas E.. 1 abril
APSE interpuso el recurso de amparo el 20 de marzo anterior. Foto con fines ilustrativos
APSE interpuso el recurso de amparo el 20 de marzo anterior. Foto con fines ilustrativos

La Sala Constitucional rechazó por inadmisible el recurso de amparo interpuesto por la APSE contra la orden del MEP de mantener trabajando en los centros educativos a las cocineras, guardas de seguridad y directores para garantizar el servicio de comedor a los alumnos durante la pandemia del covid-19.

“No procede por la vía del recurso de amparo revisar si las medidas de salud pública y de emergencia adoptadas por las autoridades recurridas, son o no son suficientes para atender la epidemia del coronavirus (covid-19)”, indicaron los magistrados en su resolución.

La Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) interpuso el recurso el 20 de marzo con el pedido de que “se cerraran los centros educativos y los comedores escolares ante el hecho de que debe prevalecer el derecho a la vida y la salud por encima de cualquier otro derecho.”

Consideraban que el hecho de mantener en sus puestos a los funcionarios los exponía al contagio del nuevo coronavirus, pues debían trasladarse al lugar de trabajo.

La Sala declaró inadmisible el recurso el 27 de marzo, al alegar que los hechos expuestos atañen a un ámbito que excede la competencia del tribunal.

Para el tribunal constitucional, el caso debía ser planteado ante las propias autoridades accionadas, “pues ello requeriría entrar a una fase probatoria que es incompatible con la naturaleza sumaria del amparo”.

“APSE lamenta la resolución emitida por la Sala Constitucional, totalmente ayuna de toda fundamentación legal que evade totalmente analizar y dilucidar el carácter lesivo a derechos fundamentales , como lo es la decisión del MEP de mantener abiertos los centros educativos y comedores escolares con presencia de estudiantes, al momento del planteamiento del recurso de amparo”, dijo el sindicato.

Sin embargo, el mismo día que la APSE planteó la gestión ante la Sala, el Ministerio de Educación Pública (MEP) modificó las directrices basado en las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Así, en vez de atender a los alumnos en los comedores, se buscaron mecanismos para entregar paquetes de comida a las familias de alumnos beneficiarios, durante la suspensión de clases que se extenderá hasta el 13 de abril.

De esta forma, el reclamo sindical ya no tendría razón de ser.