Juan Fernando Lara Salas, Ángela Ávalos. 25 junio
Alumnos de la Escuela de Cipreses en Curridabat el pasado 12 de febrero durante una práctica de lavado de manos. Autoridades de Salud y el MEP incluyen la higiene en uno de los 11 protocolos para prevenir el coronavirus en escuelas y colegios cuando se reanuden las clases presenciales. Fotografía: Jeffrey Zamora
Alumnos de la Escuela de Cipreses en Curridabat el pasado 12 de febrero durante una práctica de lavado de manos. Autoridades de Salud y el MEP incluyen la higiene en uno de los 11 protocolos para prevenir el coronavirus en escuelas y colegios cuando se reanuden las clases presenciales. Fotografía: Jeffrey Zamora

El inicio del plan para el retorno a lecciones presenciales se corre más y más en el calendario.

Primero se descartó la intención de reanudarlas luego del 13 de julio, a la vuelta de vacaciones de medio año, luego se habló de capacitación de al menos dos semanas para los docentes.

Este jueves, la ministra de Educación, Guiselle Cruz, afirmó que la meta ahora es volver en la segunda quincena de agosto. Ese, dijo, es el mejor escenario en este momento, pero todo dependerá del comportamiento de la pandemia de covid-19.

“Íbamos a volver el 13 de julio pero al ver el avance reciente de la pandemia, con nuevos picos de contagio, acordamos con el Ministerio de Salud primero ver cómo avanzan los casos y acordamos que íbamos a ver si en agosto podíamos volver; tiene mucho que ver con el comportamiento de la pandemia. Nuestra meta es volver en la segunda quincena de agosto”, expresó la jerarca.

Lo que sí tiene definido el Ministerio de Educación Pública (MEP) es que el regreso será paulatino y abarcará solo a un grupo de escuelas y colegios que reúnan las condiciones de infraestructura para garantizar la seguridad sanitaria de alumnos y docentes. Evaluarán, en ese sentido, la ubicación y el nivel de circulación del nuevo coronavirus en cada distrito.

Aquellos que estén en ese momento bajo alerta naranja, por ejemplo, no regresarían, porque son zonas de alta circulación del virus.

Por cada centro educativo, retornarían al menos dos grados los cuales serán también sujetos a elección. Cruz confirmó este jueves que empezarían por los alumnos de colegio de décimo y undécimo y, a partir de ahí, con los demás niveles en grupo de entre 10 y 15 alumnos según el tamaño de las aulas.

Aún no está definido el mecanismo de evaluaciones de los estudiantes.

Las lecciones presenciales están suspendidass desde el 16 de marzo, tras la declaración de emergencia nacional, para entonces solo había transcurrido un mes y una semana del curso.

Protocolos para recreo, clase y espera de padres

De los 52 días que pasarán desde este momento y hasta el eventual regreso, la mayorí se utilizarán en la capacitación de los docentes para la aplicación de al menos 11 protocolos ya aprobados, orientados a garantizar un retorno seguro.

Entre esas guías, por ejemplo, hay uno sobre el comportamiento que los docentes para asegurar el cumplimiento de las normas tanto por ellos como por parte de los estudiantes en las relaciones de clase.

Otro, enumeró Cruz, se enfoca en el comportamiento de los estudiantes en las clases, También, uno versa sobre las reglas en los recreos para evitar tumultos en los patios, así como su duración y distanciamiento entre alumnos.

Además, se incluye un protocolo sobre la frecuencia de lavado de manos, el uso de caretas protectoras y, también, otro específico en caso de aparecer un caso sospechoso.

“Toda esa capacitación genera confianza, lineamientos seguros para volver a clases pero siguiendo pautas nuevas en las rutinas de de higiene, uso de caretas y, además, hasta un protocolo de cómo manejar en la escuela y colegio dónde deben permanecer los padres y encargados al momento de ingreso y salida de estudiantes”, agregó la ministra.

Daniel Salas, ministro de Salud, confirmó este jueves también que todos esos protocolos buscan minimizar el riesgo de contagios al máximo.

Sin embargo, aclaró que el regreso a clases es por ahora una aspiración.

“No podemos decir que cuando se tenga una fecha eso va a ocurrir. Aún no hay un asunto definitivo, pero estamos trabajando para facultar el reinicio parcial o disminuido de las clases. Es un periodo de transición de pasar de la suspensión absoluta a una parcial, y eso conlleva una matriz de evaluación de riesgos para habilitar los espacios con la menor exposición posible” añadió Salas.

Cruz, por su parte, explicó que la idea de reiniciar con los niveles superiores de colegio es porque resultará más sencillo para los docentes aplicar las nuevas reglas de convivencia estudiantil entre adolescentes que con menores en etapa escolar, quienes, dijo la ministra, podrían ser más proclives a olvidar las nuevas pautas.

La capacitación sobre protocolos, comentó Cruz, no puede hacerse en menos tiempo debido a que está dirigida a unos 65.000 docentes, los que deben familiarizarse con los 11 nuevos documentos de seguridad sanitaria.

“No es un proceso menor, vamos a capacitar a todos los directores regionales del MEP que son 27 personas, luego a más de 207 supervisores y después a 4.000 directores de centros educativos y luego vienen los docentes”, agregó.

En el país hay 1,2 millones de alumnos de escuelas y colegios que estudian en 4.471 centros públicos, 638 privados y 70 subvencionados.

Por estudiantes, hay 141.000 en nivel preescolar, 500.000 en primaria, 503.000 en secundaria, 15.000 en educación especial y 41.000 en educación para el trabajo.

Las cifran incluyen centros públicos y privados.