Daniela Cerdas E..   7 septiembre
Este jueves, Jensen participó en el foro ¿Cómo afecta la reforma fiscal a la UCR? al lado de los representantes del Sindicato de Empleados de la Universidad (Sindeu).Foto: Rafael Pacheco

El rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), Henning Jensen, otorgó permiso a todos sus funcionarios para que este lunes participen en la huelga en contra del plan fiscal que se discute en la Asamblea Legislativa.

Jensen envió, este viernes, un comunicado a toda la comunidad universitaria para indicar que les concedió permiso a los trabajadores y estudiantes, de 9 a. m. a 4 p. m., para participar en “todas las actividades de la defensa a la educación pública como derecho humano y obligación del Estado”.

La semana anterior, el Bloque Unitario Sindical y Social Costarricense (Bussco), Patria Justa y las centrales sindicales llamaron a un movimiento que, según ellos, será indefinido.

Ante esta situación, hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), el Ministerio de Educación Pública (MEP) y el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) se preparan para enfrentar el paro.

“En la UCR no se ha recibido declaratoria de huelga tramitada acorde con lo estipulado por la ley. O sea, no hay huelga. La institución no va a declarar estado de huelga ni paro de ningún tipo. A las personas, funcionarios o estudiantes, se les otorga permiso para ejercer un derecho ciudadano, cual es manifestar sus opiniones y posiciones políticas en el espacio democrático. Para hacerlo, deberán coordinar con sus jefaturas, así como la reposición del tiempo utilizado. Ese es el procedimiento habitual en una institución democrática”, dijo el rector tras consultas de este medio.

El pasado jueves 6 de setiembre, Jensen participó en el foro ¿Cómo afecta la reforma fiscal a la UCR? al lado de los representantes del Sindicato de Empleados de la Universidad (Sindeu).

En ese foro, en el cual participaron cerca de 200 personas de la UCR y sedes regionales, el rector expuso que lo que le preocupa “profundamente es que aunque sea con un porcentaje menor, por primera vez la educación superior pública deberá pagar tributos por la adquisición de bienes y servicios".

Así lo expresó el jerarca universitario aunque el lunes anterior, el Gobierno se comprometió con las universidades públicas a devolverles el dinero que paguen por el impuesto sobre el valor agregado (IVA) en sus compras de bienes y servicios.

Este fue el acuerdo que firmó el ministro de Educación, Édgar Mora, con los rectores, mediante una adenda al convenio de Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

Actualmente, las universidades públicas están exoneradas del impuesto, pero con la reforma fiscal tendrían que pagar el IVA por un asunto de control. Sin embargo, el acuerdo firmado el lunes estipula que el dinero recaudado se les devolverá en 12 tractos al año, para que lo inviertan únicamente en compra de otros bienes y servicios.

“Nos preocupa enormemente que se vean afectados destinos específicos, nos preocupa la regla fiscal y provoca nuestra mayor inquietud el que en el 8% que constitucionalmente debe ser dedicado a la educación general se incluya Red de Cuido, que no es educación; es importante pero no es educación. También (que se incluya) el INA (Instituto Nacional de Aprendizaje) que tiene muchos recursos y muchos de ellos provienen de fuentes privadas, eso afectaría el modelo presente en nuestra Constitución.

"Debe preocuparnos, llama nuestra atención el que haya iniciativas para reformas constitucionales que dada la naturaleza voluble, cambiante, de nuestro horizonte político y las fuerzas que se mueven efectivamente podría conducir a una lesión profunda de nuestro modelo de sociedad”, indicó el rector a los presentes en el foro del jueves anterior.

Jensen también calificó las medidas fiscales propuestas como “insuficientes e insuficientemente progresivas”.

“Sí pueden ser un paso, pero nosotros podemos ser una voz para que la naturaleza progresiva de la reforma fiscal adquiera una articulación cada vez mayor y mas clara”, aseveró.