Juan Lara Salas. 16 octubre
El presidente de la República, Carlos Alvarado, la semana pasada durante una entrevista con La Nación. Foto Alonso Tenorio
El presidente de la República, Carlos Alvarado, la semana pasada durante una entrevista con La Nación. Foto Alonso Tenorio

La puerta del despacho presidencial fue otra de las que tocaron los rectores de las universidades públicas en su batalla contra el traslado de ¢70.000 millones del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) para el 2020 a infraestructura.

Del presidente de la República, Carlos Alvarado, no se conoció si hubo una respuesta directa. No obstante, ante consultas de la prensa, este miércoles, el mandatario solo llamó a trabajar en conjunto.

Según él, el “predicamento” de las universidades seguirá, incluso el otro año aunque el Gobierno haga traslado fondos adicionales.

"Necesitamos trabajar para ver cómo hacemos esto sostenible”, manifestó.

Alvarado lanzó en conferencia de prensa las preguntas iniciales: “¿Cómo mantenemos la fortaleza de las instituciones educativas y cómo hacemos sostenible su financiamiento?”

“¿Qué pasaba antes? Antes podíamos apelar al endeudamiento y al crecimiento. Hoy ya ese margen que tuvimos por 10, 20 o 30 años, ya no lo tenemos. Esta discusión y muchas otra más debimos tenerlas mucho antes pero bueno ... esto hay que resolverlo y tengo toda la disposición y toda la apertura para hacerlo”, anunció el presidente.

El FEES para el próximo año será de ¢512.781 millones, fondos que se distribuyen entre cuatro de cinco universidades. La que más recibe es la Universidad de Costa Rica, con un 59%.

El Ministerio de Hacienda anunció que de ese monto del Fondo, ¢70.000 millones quedarían como transferencias de capital, lo que implica que no pueden utilizarse para gasto corriente como salarios.

La medida, según el rector de la Universidad de Costa Rica, Henning Jensen, pone a la “universidad estatal en estado de emergencia general ”.

Frente a esa calificación de “emergencia”, el presidente fue cauto.

Casi en el mismo momento en que el presidente enviaba el mensaje, los rectores de la UCR; Luis Paulino Méndez, del Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec); Alberto Salom, de la Universidad Nacional; Rodrigo Arias, de la Universidad Estatal a Distancia ; y Marcelo Prieto, de la Universidad Técnica Nacional (UTN), también acudieron a los diputados.

Allí, prosperó parcialmente, pues al final de la tarde, luego de tres mociones rechazadas, la revisión de la última se aprobó dejar esa transferencia de capital en la mitad, ¢35.000 millones.

La decisión se tomó pese a que, como explicó el ministro a.i. de Hacienda, Rodolfo Cordero, la medida daba cumplimiento a lo acordado por los mismo jerarcas de las casas de enseñanza en el acuerdo del FEES.

“La cifra acordada es el resultado de una revisión histórica del gasto de capital que han venido realizando las universidades. Los ¢70.000 millones a los que se hace referencia representan el 13,6% del total de los recursos del FEES, cifra relativamente baja en relación con los ¢512.781,51 millones que conforman este Fondo”, dijo.