Juan Diego Córdoba. 26 febrero
22/03/12 San Jose Edificio Solera Benett entrevista con el padre Mauricio Viquez Lizano sobre la confesion en esta epoca de cuaresma / fotografía de Adriana Araya
22/03/12 San Jose Edificio Solera Benett entrevista con el padre Mauricio Viquez Lizano sobre la confesion en esta epoca de cuaresma / fotografía de Adriana Araya

El docente de bibliotecología de la Universidad de Costa Rica (UCR), Mauricio Víquez, deberá regresar a impartir lecciones el próximo 4 de marzo, de lo contrario el centro de enseñanza superior estatal podría iniciar un procedimiento de despido en su contra, por abandono laboral.

No obstante, de acuerdo con la vicerrectora de Docencia de la UCR, Marlen León, la Universidad no puede adelantar criterio sobre el proceso penal y la orden de captura internacional contra Víquez, quien fue expulsado de por vida del estado clerical este lunes, por dos reportes de abuso sexual elevados al Vaticano.

“La Universidad de Costa Rica no puede emitir un criterio sobre el fondo o forma de la acusación contra el señor Víquez. Actualmente el profesor es funcionario universitario con todos los derechos de ley y deberá reincorporarse en la fecha indicada”, señaló León.

Mauricio Víquez solicitó un permiso para ausentarse hasta el 31 de diciembre del año anterior, y actualmente se encuentra en periodo de vacaciones. El docente y excura deberá regresar a impartir lecciones el 4 de marzo para el nuevo semestre; sin embargo, conociendo la orden de captura internacional, las autoridades universitarias toman previsiones.

“De no presentarse se tomarían las acciones internas necesarias para garantizar el buen funcionamiento de la carrera en la que imparte lecciones. La UCR está absolutamente consciente de la orden internacional que existe contra el profesor y ha manifestado en múltiples ocasiones, su apertura total a colaborar con lo dispuesto por las autoridades”, mencionó León.

La Universidad no iniciará un procedimiento contra el funcionario pues “no se puede tomar este tipo de acciones, en virtud de denuncias hechas fuera de la Universidad”, aun si se tratara de una causa judicial en la que se dicte prisión preventiva.

Cuando eso ocurre con algún funcionario universitario, el artículo 72 de la convención colectiva de la UCR establece que se le otorga un permiso sin goce de salario para atender las obligaciones del proceso judicial.

No será hasta que exista una sentencia condenatoria en firme que el trabajador universitario sería despedido sin responsabilidad patronal.

“La Universidad de Costa Rica no puede juzgar ni separar a un funcionario por causas externas que estén en trámite en los tribunales, o que no tienen relación con el ámbito universitario. Esto para salvaguardar los derechos laborales, así lo establece la norma”, señaló la vicerrectora.

El exsacerdote es docente en la Escuela de Bibliotecología de la Universidad de Costa Rica en la categoría de profesor adjunto, con una jornada laboral de 1/4 de tiempo y recibe un salario de ¢917.000.

Víquez inició su carrera como profesor universitario en el alma máter en 2004 y obtuvo la propiedad como docente en el 2010.

De acuerdo con la Dirección de Migración y Extranjería, Mauricio Víquez salió del país el pasado 7 de enero, sin que reporte ingreso al país hasta ahora.

El sacerdote Mauricio Víquez fue expulsado de forma vitalicia del estado clerical; sin embargo podrá apelar en los próximos 60 días la decisión, por lo que lo dispuesto no está en firme.