Daniela Cerdas E..   14 junio
14/06/2018. El ministro de Educación, Édgar Mora, compareció este jueves ante la Comisión Permanente Especial de Ciencia, Tecnología y Educación con respecto a temas como infraestructura educativa y menús escolares. Fotos: Mayela López
14/06/2018. El ministro de Educación, Édgar Mora, compareció este jueves ante la Comisión Permanente Especial de Ciencia, Tecnología y Educación con respecto a temas como infraestructura educativa y menús escolares. Fotos: Mayela López

El propio Ministerio de Educación se ha encargado de crear sus propios "cuellos de botella" que dificultan atender la falta de infraestructura.

La afirmación la hizo el jerarca del ramo, Édgar Mora, durante una comparecencia, la tarde de este jueves, ante los diputados de la Comisión Legislativa de Ciencia y Tecnología.

Según Mora, que tiene un mes en el cargo, no existen registros de necesidades mantenimiento y la atención ha sido más reactiva.

"Se da en términos de emergencia u órdenes sanitarias", afirmó el jerarca.

Ante este panorama, el ministro planteó que debe repensarse el modelo administrativo que tiene actualmente la Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo (DIEE).

"Estamos en proceso para la reestructuración. Es evidente que cualquier unidad que tenga esos resultados (los de la DIEE) se debe reestructurar. Tiene un desfase entre la oferta y la demanda, es decir, la capacidad que tiene el MEP de ofrecer infraestructura es mínima respecto a la abundancia de la demanda y eso hay que reestructurarlo.

"La reestructuración tiene que ver con la búsqueda de resultados no necesariamente con la búsqueda de un problema. El problema es evidente, no empate entre la demanda educativa y la capacidad de oferta que se genera a través de la DIEE. El dinero que hay no se ejecuta en tiempo de manera eficaz y eso sí lo noto", indicó el ministro.

Mora añadió que existe un conflicto de interés en la DIEE ya que, según él, el hecho de que todo este centralizado en una misma unidad hace necesariamente que haya el riesgo de que sea juez y parte en muchos de los procesos.

Asimismo, manifestó que las Juntas de Educación no se han podido "alinear" y hay muchas dificultades para nombrarlas. Estas son órganos que integran padres o vecinos para colaborar en la administración del centro educativo y entre otras responsabilidades se han encargo de contratar la construcción de escuelas y colegios.

No obstante, a finales de la anterior administración se anunció un cambio, para que las Juntas no sean las responsables de las contrataciones.

La DIEE no ha sido capaz de hacerle frente a las necesidades de infraestructura del país.

Este año hay 662 centros educativos con una orden sanitaria, lo cual representa un crecimiento del 50,45% (222 casos más) respecto a las 440 instituciones que había en marzo del 2017.

En 2015, la Defensoría de los Habitantes pidió a la DIEE un plan con medidas para atender las órdenes sanitarias giradas por el Ministerio de Salud a escuelas y colegios públicos. En ese entonces, había 330 centros con órdenes sanitarias.

Luego, en su informe de labores 2016-2017, la Defensoría también dejó algo muy claro: “La infraestructura educativa presenta un serio problema del modelo de gestión administrativa, presupuestaria y de deterioro.

Para la institución, la problemática “histórica” radica en la existencia de edificaciones antiguas o de mala construcción, las cuales presentan deterioro tanto por falta de mantenimiento, como por los desastres naturales e incumplimiento de condiciones de accesibilidad plena de conformidad con la Ley 7600.

La Defensoría le solicitó al MEP que adopte acciones “urgentes” para atender las necesidades de dichos centros educativos.

Mora acude al Congreso menos de una semana después de que un tuit suyo levantara polémica. Se trató de una manifestación luego de la muerte por suicidio del chef Anthony Bourdain, que motivó fuertes críticas desde el Congreso, donde hubo diputados que pidieron su salida y una moción para frenar un protocolo de atención en esta materia.

Sobre el menú

Durante su exposición de este jueves, también se refirió al menú aplicado en comedores escolares, que ha generado molestias entre las trabajadoras. Este programa atiende a unos 772.000 alumnos.

El Ministerio hizo cambios para este año, con el fin de ajustar el tipo y tiempos de comida según las necesidades específicas y para combatir la obesidad.

Sobre este tema, el jerarca fue cuestionado por los congresistas.

Milady Alvarado, legisladora de Restauración Nacional por Guanacaste, expresó preocupación porque muchos niños están desnutridos y no tienen comida en sus hogares y considera que tal vez no se valoró el impacto del nuevo menú.

“Hay ajustes al menú que son regionales y específicos al niño, cuando es requerido”, dijo el ministro.

Rosa Adolio, directora del Programa de Equidad del MEP, intervino para explicar que los ajustes del menú también se hicieron ante las revelaciones de un estudio sobre talla y peso, según el cual, el sobrepeso y obesidad afecta a 35% de los escolares, mientras que la desnutrición solo al 2%.

Los legisladores; sin embargo, insistieron en que han recibido informes de que los alumnos quedan "con hambre".

"Lo que nos dice esta experiencia es que con mucho esfuerzo el país debería hacer que la última actividad antes de salir del horario escolar sea una comida", dijo.