Por: Carlos Láscarez S..   2 marzo

El Ministerio de Educación Pública (MEP) suspendió las lecciones el próximo lunes en el Liceo de Costa Rica, luego de la trágica muerte de un colegial de 12 años, el cual fue atropellado por el tren.

Según la entidad, la medida se tomó ante la necesidad de analizar las medidas oportunas para facilitar la investigación que esclarezcan los hechos, así como preparar al estudiantado y al personal docente para el reingreso a clases en condiciones óptimas.

Oficiales de la Fuerza Pública custodiaron la escena para que la Policía Judicial recolectara diversas evidencias, entre estas un zapato del colegial. Fotografía: John Durán
Oficiales de la Fuerza Pública custodiaron la escena para que la Policía Judicial recolectara diversas evidencias, entre estas un zapato del colegial. Fotografía: John Durán

Durante una reunión de jerarcas, efectuada en Casa Presidencial, se analizaron las informaciones más recientes sobre el deceso del estudiante, quien cursaba el sétimo año.

Por medio de un comunicado, el MEP señaló este viernes que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) lleva a cabo una indagación exhaustiva para determinar lo ocurrido.

Agrega que los resultados de las pesquisas permitirán a las autoridades actuar a la mayor brevedad, de acuerdo con lo que establece la ley.

"Desde el día de los hechos, funcionarios del MEP facilitan la investigación de las autoridades y atienden de manera integral a estudiantes y trabajadores del colegio para mitigar el impacto de la tragedia", indica el comunicado.

Añade que el próximo lunes darán a conocer otras medidas, en coordinación con otras entidades.

Para conocer con certeza lo acontecido las autoridades revisan las cámaras de video que tiene el edificiodel Liceo de Costa Rica, en San José.

El deceso del alumno de 12 años y 11 meses ocurrió alrededor de las 11:55 a. m., del miércoles 28 de febrero, cuando por la zona pasaba una máquina de mantenimiento de la línea férrea.

El muchacho había salido de la institución para almorzar, pues debía volver a clases en la tarde. No se descarta que el adolescente actuara motivado por presión o bullying.