Daniela Cerdas E.. 29 abril
En total existen 3.753 rutas de transporte de estudiantes del MEP; un solo transportista puede tener varias rutas a cargo. Foto: Rafael Murillo
En total existen 3.753 rutas de transporte de estudiantes del MEP; un solo transportista puede tener varias rutas a cargo. Foto: Rafael Murillo

Cerca de 1.200 transportistas de estudiantes, que tiene a cargo el MEP, dejarán de recibir el pago completo por el servicio, el cual no se brinda desde el 17 de marzo por la suspensión de clases debido a la pandemia de covid-19.

El Ministerio de Educación Pública (MEP) decidió recortar ese pago a partir de mayo, el cual representaba cerca de ¢4.500 millones al mes. Por año, la erogación es de ¢40.000 millones.

En su lugar, les dará a los transportistas el 50% de la remuneración y un subsidio para ayudarlos por la falta de trabajo durante la pandemia.

Así consta en la circular DM-0025-04-2020 del 27 de abril.

"Esta Administración ha tomado la decisión de proceder con la suspensión de los servicios de transporte estudiantil que brinda la Dirección de Programas de Equidad por medio de rutas contratadas y rutas por subsidio, mientras no se estén brindando lecciones presenciales en los centros educativos públicos", se lee en el oficio.

Nuevos pagos

Actualmente, el MEP tiene dos modalidades de rutas adjudicadas para transportar a los centros educativos a cerca de 164.000 alumnos en condición de pobreza.

En total existen 3.753 rutas; un solo transportista puede tener varias rutas a cargo.

En 130 rutas es el MEP el que hace un contrato directo con los empresarios; el pago lo hace la institución.

El resto, 3.623, son los contratos privados que hacen los padres de familia con el transportista. El MEP traslada el dinero a las Juntas y estas hacen el pago.

En el caso de las 130 rutas que tiene el MEP, la suspensión del contrato acarrea una indemnización al transportista, previa documentación presentada de gastos y costos. Se les pagará una indemnización del 10% sobre la base del total de esos costos, según lo que establece la Ley de Contratación Administrativa.

Mientras que para el resto de las rutas (3.623), el MEP informó a las Juntas de Educación de que se les podrá reconocer, hasta un máximo del 50% del salario mensual correspondiente a un chofer de bus (no cobrador).

El salario debe basarse en lo establecido por el Ministerio de Trabajo y publicado en La Gaceta para el primer semestre del año 2020.

Además, indicó que se les podrá reconocer hasta un máximo de 5% de la suma total de los costos por concepto de derechos de circulación, revisión técnica vehicular, canon que se paga a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), canon del Consejo de Transporte Público (CTP) y otros seguros y pólizas de las unidades inscritas en dicho Consejo y en el Departamento de Transporte Estudiantil.

Esos pagos se harán mensualmente por el tiempo en que se mantenga suspendido el servicio.

También, en caso de los costos por administración de la actividad, se les podrá reconocer hasta un máximo del 10% sobre la base de lo que se reconozca en salarios y pago de derechos, seguros y cánones en cada ruta asignada por el Departamento de Transporte Estudiantil.

"Las Juntas de Educación y Administrativas deberán utilizar como parámetro (para otorgar el subsidio) los costos fijos mencionados anteriormente (salarios, pagos de derechos, seguros y cánones y costos por administración de la actividad).

“Lo anterior, previa presentación formal de la documentación (documentos oficiales de pago de salarios, derechos seguros y cánones, declaraciones juradas y certificaciones del contador) por parte del transportista”, se explica en el oficio.

¿A dónde iría el ahorro?

El MEP definió tres opciones para invertir el dinero que se ahorraría con la reducción de gasto en transporte de estudiantes.

1. La primera opción es usarlo en más becas de transporte cuando regresen las clases presenciales.

2. La segunda opción, que depende de la apertura de centros educativos, es inyectarle parte de esos recursos al programa de entrega de paquetes de comida por la emergencia de la covid-19.

Según el MEP, los paquetes tienen un valor relativamente alto y la proyección que tienen es que, de seguir entregando estos alimentos cada 22 días, a partir de mayo o junio, tendrían problemas de presupuesto. Por esa razón, ese dinero adicional se usaría para nutrir ese programa en caso de que se mantenga.

3. La tercera opción es que el gobierno, de continuar la emergencia, requiera de otro presupuesto extraordinario para el cual le pida a las instituciones recursos ociosos.