Daniela Cerdas E..   5 septiembre
Las denuncias por la venta de respuestas son muy comunes cada vez que se aplican pruebas de Educación abierta y, en muchos casos, se trata de estafas : Graciela Solis

La supuesta venta de las respuestas del examen de Matemáticas de bachillerato por madurez, que se aplicó el domingo 2 de setiembre, motivó la apertura de una investigación por parte del Ministerio de Educación Pública (MEP).

La denuncia fue recibida por medio de la línea directa de la Dirección de Gestión y Evaluación de la Calidad. La denunciante alegó que circulaba un solucionario que estaban vendiendo en ¢60.000 en Heredia.

Ante la alerta, se abrió la pesquisa. El primer paso es la lectura de las hojas de respuesta de las pruebas y se calificarán y analizarán los resultados, con la idea de determinar si existe alguna tendencia o un patrón de respuesta.

“Nos aseguramos de que esté el personal adecuado para atender estas situaciones, inmediatamente, después de recibir la denuncia activamos el protocolo para alertar a los delegados ejecutivos que aplican los exámenes y recabar las pruebas necesarias para apoyar la investigación”, señaló Pablo Mena, director de Gestión de Calidad del Ministerio de Educación Pública (MEP).

De acuerdo con Mena, este tipo de denuncias son muy comunes cada vez que se aplican pruebas de educación abierta y, en muchos casos, se trata de posibles estafas en perjuicio de los estudiantes y del sistema educativo.

La investigación se extenderá por varias semanas; una vez que se tengan los resultados se presentará un informe ante las autoridades educativas para tomar las medidas pertinentes, que eventualmente podrían incluir la anulación de la prueba en una sede específica o en varias.

Si existieran suficientes evidencias se deberá reprogramar el examen y extremar medidas de seguridad. O bien, se desestima el proceso porque se determina que no hubo filtración de respuestas sino más bien se trata de un fraude para con respuestas falsas.

“Hacemos un llamado a la comunidad educativa a que por favor no se preste para este tipo de situaciones, hay una responsabilidad individual y personal de todos los ciudadanos por actuar con honestidad ante los procesos de evaluación.

"Como Ministerio actuamos con responsabilidad ante este tipo de denuncias, las investigamos y siempre estamos modificando nuestro protocolo de seguridad para garantizarle a la comunidad costarricense que las pruebas llevan a un proceso riguroso de aplicación y estandarización y que, además, los resultados son confiables y válidos” destacó Mena.

En 2014, doce jóvenes de un colegio privado de Matina, Limón, recibieron los resultados de al menos dos de las pruebas de bachillerato, horas antes de que se realizaran la prueba, con ayuda del director y un delegado del MEP. Pagaron hasta ¢35.000 por las respuestas.

En 2017, los estudiantes admitieron el fraude para el evitar juicio.

En 2015, varios estudiantes de secundaria en Guanacaste denunciaron que les llegaron a ofrecer las respuestas de bachillerato. Sin embargo, los alumnos que cayeron en la tentación salieron decepcionados porque no eran las soluciones correctas.

Ofrecían paquetes que iban desde ¢15.000 hasta ¢100.000.