Educación

MEP contrata maestros sin formación docente: Sacerdotes para educación especial y educadores sin bachillerato

Institución recurre a fugura de la inopia cuando no encuentra quién ocupe una plaza de educador; por año son cerca de 600 personas que se contratan bajo este mecanismo

Diez mil profesionales en Educación que se gradúan por año en Costa Rica parecieran no ser suficientes.

El Ministerio de Educación Pública (MEP) contrata, cada curso lectivo, cerca de 600 personas sin formación docente o que no cumplen los requisitos para impartir clases, generalmente en las zonas más alejadas y pobres.

Los “portillos extraños” de la Ley de Carrera Docente, que data de 1970, permiten contratar, por ejemplo, a sacerdotes para impartir lecciones de Educación Especial o a personas que no obtuvieron ni el bachillerato en educación media para dar clases en primaria.

Las contrataciones por inopia o escasez del recurso humano necesario se presentan todos los años.

Ocurren cuando el MEP agota todas las posibilidades para llenar una plaza que un docente titulado despreció por la zona o las características del centro educativo.

Por año, cerca de 5.000 educadores rechazan el puesto para el cual fueron nombrados y dejan los alumnos al garete, por lo cual el Ministerio debe correr para contratar a un sustituto.

Las autoridades educativas que trabajan en la elaboración del Marco Nacional de Cualificaciones para las carreras de educación criticaron la falta de instrumentos adecuados para la contratación de profesionales en esta rama.

El Marco Nacional pretende definir puntualmente los conocimientos, habilidades blandas y competencias que deben tener los graduados en cada una de las carreras de educación. El objetivo final es mejorar la calidad de la enseñanza en escuelas y colegios.

Los especialistas que trabajan en esta guía hicieron énfasis en que el sistema de selección de docentes y otros profesionales en educación data de 1970, es decir, fue elaborado en un contexto histórico muy diferente al actual.

Por eso, ahora se le da mucha importancia al título universitario del docente y no tanto al desempeño en el aula, ni a la correspondencia de sus perfiles de egreso con las necesidades actuales.

Sin embargo, indicaron que la obtención de un título en educación ya no es un problema en Costa Rica.

“Pese al esfuerzo puesto en la profesionalización docente, la ley (1581) muestra su obsolescencia mediante la existencia de extraños portillos a los docentes, otorgándoles incluso el puesto en propiedad en casos como los siguientes: maestros de enseñanza primaria que no habían finalizado la enseñanza media (sin bachillerato de secundaria), profesores de educación secundaria que no habían realizado estudios pedagógicos; maestros de enseñanza primaria como profesores de enseñanza media (docentes de colegio); profesores de enseñanza media en una disciplina ajena a la suya; maestros de enseñanza primaria y sacerdotes como maestros de educación especial y maestros de enseñanza primaria como maestros de educación preescolar”, explica el documento.

Fernando López, presidente ejecutivo del Colegio de Licenciados y Profesores en Letras, Filosofía, Ciencias y Artes (Colypro), dijo estar en desacuerdo en que el MEP contrate personas que no cumplen los requisitos para dar clases.

Indicó que en forma reciente envió un documento a la ministra de Educación, Guiselle Cruz, en el que se hace mención a la urgencia de solucionar varios aspectos del tema de nombramientos y, entre ellos, la contratación por inopia.

“La inopia es el último recurso al cual puede acudir el MEP para garantizar el servicio educativo a expensas de que puede estar incumpliendo con otras leyes como la ley 4770, que es la que crea el Colypro y le encomienda velar el ejercicio ético y legal de la profesión", sostuvo López.

"Hay mucho docente sin trabajo y hay gente dispuesta a irse a cualquier lugar, pareciera que hay un problema de comunicación de parte del MEP en ese sentido. Estamos en desacuerdo con que se recurra a la inopia en virtud de que existen muchos docentes sin trabajo”, alegó.

Al respecto, Yaxinia Díaz, jefa de recursos humanos del Ministerio, explicó que se pide autorización a la Dirección del Servicio Civil para nombrar a alguien por inopia, cuando se hacen concursos una y otra vez sin encontrar a alguien que ocupe una plaza.

Díaz manifestó que incluso le piden a la dirección regional que sugiera a alguien que sea pueda ocupar el puesto vacante.

Comentó que el artículo 97 de la Ley de Carrera Docente es el que regula las contrataciones por inopia. Sin embargo, añadió que los docentes contratados bajo este modelo son muy pocos es comparación con la totalidad del cuerpo de educadores del MEP: cerca de 60.000.

“(La contratación por inopia)Ocurre en todo el país, en algunas zonas rurales a donde la gente no quiere ir, principalmente, en primaria, indigenismo y en algunos programas. Esto pasa todos los años, nos lo faculta la Ley de Carrera Docente”, señaló.

No obstante, la funcionaria consideró que “urge” actualizar el sistema de contratación de 1970, de acuerdo con las nuevas tendencias de recursos humanos.

Fabio Flores, director de Carrera Docente del Servicio Civil, dijo que el objetivo de la contratación por inopia es que el estudiante no se quede sin profesor.

Manifestó que es común que a los contratados por inopia les falten requisitos como la experiencia, un certificado específico, pero no dijo que necesariamente corresponde a una falta total de requisitos.

Añadió que se nombra de manera temporal mientras alguien que sí tiene los atestados requeridos acepta el puesto.

“Los nombramientos por inopia ocurren en los centros educativos muy alejados, escuelas unidocentes y lugares de acceso difícil. Es común que en esos lugares no hayan oferentes disponibles en el momento en que se requiere nombrar un docente”, detalló Flores.

Por su parte, Fernando López, presidente del Colypro, manifestó que este portillo para contratar docentes sin requisitos se podría cerrar si se aprueba un proyecto que pretende obligar a todos los aspirantes a un puesto en el MEP a realizar una prueba de idoneidad.

Dicho proyecto, presentado por el diputado liberacionista Wagner Jiménez, ya se dictaminó en forma afirmativa en la comisión legislativa de Ciencia, Tecnología y Educación,

Además, López estimó el actual portillo se cerrará aún más cuando se implemente el Marco Nacional de Cualificaciones para las Carreras de Educación.

Lo anterior obedece a que, en cuanto se defina el perfil que debe tener el docente graudado en cada especialidad educativa (preescolar, Matemáticas, etc), el Servicio Civil deberá cambiar sus instrumentos de contratación para que los elegidos respondan a ese perfil.

Daniela Cerdas E.

Daniela Cerdas E.

Bachiller en periodismo, estudiante de Derecho. Cobertura de la temática educativa del país desde 2015. Redactora del año La Nación, 2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.