Educación

Leonela volvió con emoción a la escuela un año y cuatro meses después

La pandemia y la remodelación del centro educativo cartaginés mantuvieron a estudiantes lejos de las aulas

Pasó un año y cuatro meses desde el último día que Leonela estuvo en un salón de clase con sus compañeros. Le hacía mucha falta, por eso el regreso la tenía tan emocionada.

Ella es estudiante de cuarto grado de la Escuela Carlos Monge Alfaro, en Ochomogo de San Nicolás, Cartago, la cual cerró sus puertas el año pasado por la pandemia de covid-19, como el resto de centros educativos del país. No obstante, a diferencia de los otros, no reabrió para el nuevo curso lectivo debido a una renovación de la planta física.

“La última vez que ella asistió a la escuela fue el 6 de marzo del año anterior, cuando suspendieron lecciones por lo de la pandemia, fue cuando inició, y en el mes de agosto, comenzaron con los trabajos de remodelación de la escuela y hasta el día de hoy que regresó nuevamente para seguir en cuarto grado, ya de manera presencial”, confirmó su mamá, María Vanessa Retana.

La madre admite que fue difícil enviarla por temor al contagio, pero al mismo tiempo, reconoce que la presencialidad es “mil veces” mejor, por el contacto que tienen con la maestra y la posibilidad de escuchar explicaciones y aclarar dudas.

“Pensé en no mandarla por temor, pero ella se puso a llorar y me suplicó que quería venir a clases presenciales y también me convenció de que en la escuela cumplen con todas las medidas de higiene, el distanciamiento y los protocolos que han enviado por parte del MEP (Ministerio de Educación Pública) y del Ministerio de Salud”, añadió.

En la casa, igualmente, le insistieron en cumplir con todas las medidas sanitarias.

Eso sí, hubo que comprar uniformes porque los del año pasado, que estaban prácticamente nuevos, ya no le quedaban.

De acuerdo con la directora Marjorie Montoya Sanabria, aquí reciben a 293 estudiantes, que recibirán clases divididos en grupos de 10 por nivel.

De todos ellos, solo los de quinto y sexto tuvieron clases en el salón parroquial. El resto volvieron a verse hasta este lunes, con la reanudación del curso lectivo.

El resto de escuelas y colegios retoman la presencialidad (combinada con la distancia) luego de una pausa de seis semanas, pues el curso fue suspendido el 24 de mayo a causa de una nueva ola pandémica. Este tiempo dio la oportunidad para vacunar a los docentes.

El nuevo semestre concluirá hasta enero, con una interrupción para las celebraciones de Navidad y Año Nuevo.