Patricia Recio.   25 septiembre
Carlos Martínez contó su experiencia de vida en un evento Tedx en el 2016. Foto: Tomada del Facebook de Ad Astra.

"Hubiéramos querido tener más tiempo para deleitarnos con su sonrisa pícara y su sentido del humor; más tiempo para aprender de su carácter suave, humilde y de sus sólidos valores humanos. Hubiéramos querido poder seguir apoyándonos en su inteligencia, sus destrezas técnicas, y su gran capacidad de resolver problemas. Desafortunadamente, el destino fue otro”.

Así empieza una emotiva despedida que divulgó este martes, el astronauta costarricense Franklin Chang Díaz, dedicada a Carlos Martínez Castillo, el joven que murió fulminado por un rayo, la tarde del domingo en Cerro Pelado en Cañas, Guanacaste.

En su publicación, Chang relata cómo llegó el joven a trabajar a Ad Astra Rocket hace 12 años y se convirtió en un ejemplo de superación.

“Nuestra buena fortuna nos trajo a Carlitos en setiembre del 2006, un joven delgado de escasos 18 años con apariencia humilde y recatada pero radiante de bondad y optimismo. Era oriundo de Nicaragua e hijo de una familia de agricultores que había emigrado a Costa Rica. Había completado sus estudios secundarios y ahora laboraba como pistero en la gasolinera de Liberia. Cuando mi hermano Ronald lo citó para un posible empleo en Ad Astra, no preguntó cuánto pagaban ni cuántas vacaciones tendría, ni si el trabajo era muy duro. Solo quiso saber a qué hora tenía que estar. Fue contratado de inmediato como asistente técnico en el taller de la empresa.

“Doce años después, llegó a ser figura clave en la gestión de la empresa, tanto en Costa Rica como en los Estados Unidos. Había aprendido el inglés, desarrollado destrezas en diseño y metalmecánica y, tras años de estudio en la Universidad de Costa Rica, se convirtió en el Ing. Carlos Martínez Castillo, Director de Informática Empresarial y diseñador digital de nuevos sistemas de control de nuestra planta de hidrógeno, primera en Centroamérica”.

Ver más!

El joven llegó incluso a exponer su experiencia en un evento Tedx en el año 2016. Su ponencia se llamó “Un mundo de oportunidades”.

“Carlitos, fuiste una estrella fugaz que pasó muy rápido por nuestro firmamento. Con el brillo de muchas, tu estela de luz nos bañará por mucho tiempo y nos ayudará a llenar el vacío de tu ausencia con los gratos recuerdos de tu camino a nuestro lado. Tus logros son testimonio de la fortaleza de tus valores y de tu esfuerzo y un ejemplo para muchos jóvenes que como nosotros te admiran”. concluyó en su mensaje el astronauta quien despidió al joven originario de Nicaragua y naturalizado costarricense con un: “¡Ad Astra, Carlitos!”.