Sebastián Rodríguez. 21 septiembre
Como parte de la investigación, en el 2014, el OIJ y la Fiscalía allanaron el Liceo Experimental Bilingüe de Siquirres. Foto: Alejandro Nerdrick/Archivo
Como parte de la investigación, en el 2014, el OIJ y la Fiscalía allanaron el Liceo Experimental Bilingüe de Siquirres. Foto: Alejandro Nerdrick/Archivo

Luego de cinco años de ocurrido, el fraude en las pruebas de bachillerato del 2014, descubierto en Limón, permanece sin culpables.

Así lo informó la oficina de prensa del Ministerio Público el pasado 19 de septiembre vía correo electrónico.

En el 2014, la Fiscalía de Limón detuvo al director del colegio privado Gilander, ubicado en la localidad de Batán, por supuestamente vender los resultados de la prueba de Español y Matemáticas en cinco centros educativos de Limón.

No obstante, las acusaciones contra el director del colegio, de apellido Acevedo, y un delegado del MEP, de apellido Zamora, continúan en proceso desde hace cinco años y no han llegado a un juicio en su contra.

Acevedo habría enviado las respuestas de dos exámenes a varios a alumnos a través de Whatsapp para que ellos las vendieran a otros compañeros en cinco centros educativos por montos que oscilaban entre ¢10.000 y ¢35.000.

Desde hace más de un año, la investigación se mantiene en “etapa final”, según informó la oficina de prensa del Ministerio Público.

Los imputados se mantienen con medidas cautelares como impedimento de salida del país, no comunicarse con testigos o imputados de la causa, así como no aplicar pruebas de bachillerato.

Por su parte, los doce estudiantes acusados admitieron su complicidad en los hechos en el 2017. Ellos evitaron ir a juicio gracias a una medida alternativa que les dio la opción de hacer trabajo comunal por cooperar con la investigación.

De acuerdo con la Fiscalía de Batán, el Tribunal aprobó el proceso alternativo y los menores de edad cumplieron con el proceso, por lo que las acusaciones contra ellos se cerraron definitivamente.

Filtraciones recientes

Las filtraciones en las pruebas de bachillerato han sido un problema recurrente para el Ministerio de Educación.

Además de este caso, en el 2018, una filtración obligó al MEP a suspender la prueba de matemática –programada para el 31 de octubre– y reprogramar el exámen siete días después.

En ese momento, el MEP puso la denuncia. Sin embargo, el caso aún se encuentra fase preparatoria y, actualmente, se trabaja en la recolección y análisis de pruebas, según informó la oficina de prensa del Ministerio Público.

Una filtración aún más reciente obligó al Ministerio de Educación Pública (MEP) a cancelar las pruebas de bachillerato por madurez a principios de septiembre. El incidente afectó a más de 25.000 alumnos.

En este caso, el MEP también aseguró que realizaría la denuncia correspondiente con el Ministerio Público.