Por: Patricia Recio.   23 abril

Ya no serán necesarios los viajes hasta San José, las llamadas para sacar citas y las filas en la sede de Fonabe, pues de ahora en adelante las solicitudes de becas para escolares se harán digitalmente.

La implementación del nuevo sistema del Fondo Nacional de Becas (Fonabe) comenzará este año en 60 escuelas de los cantones San José, Sarapiquí y Nicoya, pero a partir del próximo año se aplicará en las 27 direcciones regionales del Ministerio de Educación Pública (MEP) del país.

El nuevo sistema permitirá agilizar las ayudas que reciben unos 200.000 estudiantes./ Juliana Barquero

De esta forma, los interesados solicitarán la beca ante la escuela y los responsables en cada centro educativo ingresarán los datos en la plataforma del Fondo.

A su vez, el Fondo podrá acceder a los datos del Sistema Nacional de Registro Único de Beneficiarios del Estado (Sinirube) para determinar si el solicitante reúne los requisitos para recibir la ayuda.

El Sinirube reúne información que tiene de los ciudadanos siete entidades del sector social y en los próximos meses sumará en total 15 instituciones. Entre los datos están quiénes reciben ayudas.

Para Sonia Marta Mora, ministra de Educación, las dos principales ventajas de este sistema radican en que ya no será necesario que los encargados de becas de los centros educativos deban desplazarse hasta San José con los documentos de los beneficiarios, porque se podrán llenar de manera digital.

Asimismo, al estar integradas las bases de datos de entidades como la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) el Registro de la Propiedad y el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) se podrá contar con mayor control sobre los beneficiarios.

"Si por ejemplo, ya esa familia se analizó y no cumple los requisitos por las propiedades que tiene, ya el sistema lo rechaza porque ya habría un escaneo que indica que ese caso no califica", explicó Mora.

El cambio también permitirá agilizar los plazos de aprobación de las ayudas e implica un registro único por cada familia.

Eso quiere decir que si una familia ya llenó la ficha de información para acceder algún beneficio social de otra entidad, no deberá repetir esos datos para optar por la beca, pues ya estarán en línea dentro de la plataforma del Sinirube.

Todos estos ajustes que agilizarán los trámites beneficiarán a unos 200.000 estudiantes, manifestó Mauricio Donato, director de Fonabe.

El cambio

Anteriormente, el padre o encargado que deseaba la beca debía solicitarlo al centro educativo, donde tenía que llenar un formulario de más de 10 páginas.

Luego, el encargado de becas de esa escuela debía pedir una cita en la sede central de Fonabe, donde cada funcionario solo podía ingresar 30 formularios por turno.

Esa información era incluida en una plataforma donde se analizaban con criterios técnicos si era candidato a recibir la beca o no.

Ahora, al contar con la información de entidades como el IMAS, permitirá dar prioridad a las familias en condición de pobreza extrema.

Según el ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social y presidente ejecutivo del IMAS, Emilio Arias, este es el primer piloto que se implementa con la información del Sinirube.

Arias añadió que actualmente la plataforma ya contiene el 60% de los datos de las instituciones públicas del sector social. Entre ellas las dos bases más grandes, que corresponden a la Caja y al IMAS.

La meta es que a lo largo de este año el resto de las entidades continúen adaptando sus sistemas informáticos para permitir la interoperabilidad de sus bases de datos.

Para este año, al Fondo se le asignaron ¢52.000 millones para gestión de becas.