Juan Diego Córdoba González. 16 junio
Estudiantes piden voluntad política a candidatos a ocupar la Rectoría, para realizar los cambios estructurales que demandan. Fotografía: Diana Méndez.
Estudiantes piden voluntad política a candidatos a ocupar la Rectoría, para realizar los cambios estructurales que demandan. Fotografía: Diana Méndez.

Frente a la crisis económica que sufre el país por la pandemia, la Federación de Estudiantes de la Universidad Nacional (Feuna) pidió a las autoridades académicas ajustarse a la realidad y renegociar la convención colectiva con sus trabajadores.

Esa es una de las cinco propuestas que planteó la representación estudiantil para hacerle frente a la “inminente crisis económica” y darle sostenibilidad financiera a la Universidad Nacional (UNA).

En esa misma línea, los estudiantes propusieron rebajar el 15% de recargo al salario base que goza el gabinete de la Rectoría; así como los miembros del Consejo Universitario.

También piden que los pagos de dedicación exclusiva se ajusten a lo aprobado por la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, en diciembre de 2018.

De acuerdo con el presidente de Feuna, Noel Cruz, esas medidas también buscan “dar un respiro de legitimidad” en medio de la crisis y ante los peligros financieros que enfrenta la UNA.

“Los retos que el país enfrenta requieren de esfuerzos extraordinarios por parte de las autoridades nacionales y universitarias; la sostenibilidad y pertinencia del modelo de universidad pública debe ser la aspiración de la institución”, afirmó Cruz.

De acuerdo con un estudio actuarial realizado por la Universidad, de no hacer cambios en su modelo de gastos, a partir de 2028 los salarios y pluses de sus trabajadores se comerán todos los recursos que recibe del Estado.

Los representantes estudiantiles también pidieron a las autoridades académicas formular un plan de inversión del superávit este mismo año, enfocado en la atención de campus, sedes y secciones regionales.

Por último, piden instaurar una mesa técnica entre el Consejo Nacional de Rectores (Conare) y el Estado de la Educación “para iniciar un proceso de formulación de una política de educación superior, de acuerdo a las actuales necesidades sociales y de mercado”.

Algunas de esas medidas, como la solicitud de renegociar la convención colectiva y establecer una política de educación conforme a los requerimientos del mercado, son exigencias que los estudiantes han planteado desde hace dos años.

En ese entonces, la federación estudiantil lanzó la campaña “La U que merecemos”. No obstante, no reportan avances suficientes en esas materias.

Según la secretaria general de Feuna, Jazmín Arroyo, esas discusiones deben darse a lo interno de la entidad y respetándose la autonomía universitaria.

“Somos una representación estudiantil propositiva. No somos enemigos de las personas trabajadoras porque pensamos en el futuro de todas y todos, para que desde afuera no nos impongan medidas que no contemplan las particularidades que tiene la educación superior pública”, afirmó Arroyo.

Según los representantes estudiantiles, su máximo interés es darle sostenibilidad financiera a la institución y fortalecer el fondo de becas para alumnos.

Compromiso de candidatos

Ante los retos financieros de la institución y la realidad económica del país, la representación de los alumnos pidió un pronunciamiento público sobre los planteamientos a los candidatos a Rectoría.

El próximo lunes 22 de junio se celebrarán las elecciones de las nuevas autoridades universitarias de la UNA.

Un abogado, un educador y un economista son los candidatos a ocupar el puesto de rector de la Universidad Nacional.

Se trata de Norman Solórzano, Francisco González y Leiner Vargas. Alguno de ellos será el sucesor de Alberto Salom, quien ocupó el cargo desde el 2015.