Educación

Exjerarca del MEP, Edgar Mora: Idea original de cuestionario FARO no fue la que MEP aplicó

Exministro afirmó que polémico test no se confeccionó durante su gestión. Dijo, que se pudo haber aplicado cumpliendo el marco jurídico

El exministro de Educación Edgar Mora aclaró que a pesar de que las pruebas Fortalecimiento de Aprendizajes para la Renovación de Oportunidades (FARO) se aprobaron durante su gestión (mayo del 2018 a julio del 2019), el cuestionario de Factores Asociados que generó polémica no se confeccionó en ese periodo.

Mora afirmó, sin embargo, que la idea original no era aplicarlo como lo hizo el Ministerio de Educación Pública (MEP), el viernes anterior, cuando 77.000 estudiantes de quinto grado estuvieron hasta cinco horas sentados respondiendo 621 preguntas, algunas sobre información sensible sobre su entorno socioeconómico, aunque sin contar con el permiso de sus padres.

“No dejé listos esos cuestionarios. Un cuestionario de factores asociados puede hacerse calzar con precisión absoluta dentro del marco jurídico que protege la privacidad de los estudiantes y puede hacerse breve, sin afectar su propósito ni utilidad, guiándose por el principio de lo mínimo suficiente y no por el de lo máximo posible y por el respeto a la normativa conexa que demanda consentimientos previos. Esta era la idea original. Si no se logró que el cuestionario se sujetara al marco jurídico y no fuera un instrumento breve, entonces no se logró materializar la idea original, porque no se diseñó de la mejor manera la experiencia del estudiante”, aseveró el exjerarca.

Para materializar fielmente esa idea original, añadió Mora, hubiera requerido de vigilancia jerárquica, asesoría jurídica oportuna, capacitación específica en evaluación diagnóstica, asesoría en psicología social y estadística descriptiva e inferencial.

La ahora exviceministra del MEP, Melania Brenes, había explicado que el cuestionario no fue revisado por la entonces ministra, Giselle Cruz, ni por abogados, ni por el Consejo Superior de Educación (CSE).

“Paradójicamente, las cosas que están sucediendo ahora y como están sucediendo, revelan al propio Ministerio como un factor asociado que lastra el proyecto educativo de las familias y que indiscutiblemente debe afinarse y perfeccionarse a la mayor brevedad”, manifestó Mora.

Eso sí, el exministro defendió la necesidad de aplicar este tipo de test porque, en materia educativa, los factores asociados estudian variables de índole no académico que tienen un impacto relativo en el desempeño académico y en la adquisición de habilidades del estudiante, que se mide por aparte en las pruebas específicas de las materias. Se utilizan para integrar, calibrar y completar el diagnóstico personal y grupal.

“Son equivalentes a preguntas que hace el médico para terminar de conformar el cuadro de situación. Por ejemplo, a un paciente de diabetes se le estudió la glicemia en sangre (la prueba específica) y para completar el diagnóstico clínico, el médico lo indaga sobre su dieta (el factor asociado). A pesar de que en la ciencia educativa está globalmente aceptada la pertinencia de los cuestionarios de factores asociados, una administración educativa particular puede hacerlas bien o mal y eso dependerá de condiciones como la capacidad instalada, el celo técnico, los controles preventivos, vigilancia jerárquica y la armonización con el marco jurídico. En otras palabras, sin el cuidado debido, un instrumento ideal puede ser mal ejecutado”, añadió.

La polémica por la aplicación de dicho cuestionario hizo que Giselle Cruz dejara la noche del domingo su cargo como ministra de Educación, lo mismo que Melania Brenes. Un día antes lo hizo Pablo Mena, director de Gestión y Evaluación de la Calidad.

En una carta pública dada a conocer este lunes, el Consejo Superior de Educación alegó que el cuestionario que se les aplicó a los alumnos no era el mismo que les presentaron las autoridades del MEP a los miembros de este órgano.

Por estos hechos, los diputados de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público, llamaron a cuentas a la exministra y exviceministra, a Mena y a los miembros del Consejo Superior de Educación para que se refieran a la aplicación de los cuestionarios. Este jueves, Mena será el primero en comparecer.