Educación

Estudiantes disfrutan mejoras de Liceo de Cahuita donde subió la matrícula

Arreglos y ampliaciones en este centro educativo tuvieron un costo de ¢303 millones

Los 180 estudiantes del Liceo Rural de Cahuita (Talamanca, Limón) empezaron el curso lectivo en mejores instalaciones, luego de arreglos y ampliaciones por ¢303 millones, informó este domingo el Ministerio de Educación Pública (MEP).

Las obras para disfrute de los jóvenes, docentes y personal administrativo comprenden dos aulas académicas, más área administrativa, un comedor estudiantil, pasos cubiertos y otros trabajos complementarios.

Además, la junta administrativa brindó mantenimiento a cuatro aulas construidas en el 2004 cuando el Liceo era aún una telesecundaria.

Este servicio educativo nació en el 2000 con 33 jóvenes cuyo aprendizaje transcurría en un salón comunal. Cuatro años después, se levantaron las primeras aulas hasta su transformación en el 2011 en el Liceo Rural.

Con los arreglos recientes a las aulas del 2004, estas ahora son espacios idóneos para aplicar la educación combinada, es decir, entre la presencialidad y la formación a distancia.

Sonia Cortés Leal, directora del Liceo, explicó que desde el 2017 la institución ha buscado refrescar la imagen de calidad educativa por lo cual estas mejoras llegan en el momento apropiado.

“Es un trabajo que vamos tejiendo entre todas y todos. Cada año tenemos aumento de matrícula y para este inicio de curso tuvimos el fenómeno de jóvenes que buscaron unirse”, indicó Cortés al notar que la matrícula pasó de 150 estudiantes en el 2020 a 180 en este 2021.

Según la administración del centro educativo, el arranque del actual curso lectivo empezó con buen ritmo.

Días antes del ingreso de los primeros estudiantes a inicios de mes, se aplicó una encuesta para disponer de las medidas sanitarias por la pandemia y la consulta fue respondida en su totalidad; así se organizó la dinámica en las aulas.

Yorleny Lowis Malcom, orientadora de la institución, dijo que el cambio en las instalaciones y el regreso a la presencialidad ha sido muy exitoso.

“Es un cambio positivo para la comunidad y los estudiantes. Subió la matrícula de forma impresionante para esta zona y claro que los chicos quieren recibir sus clases, comunicarse de forma más directa con sus docentes y compañeros”, explicó Lowis.

Lowis nota que es tanto el interés que alaba el esfuerzo de los alumnos por adaptarse a los protocolos sanitarios y cuidarse entre todos.

“Han respetado todas las medidas porque saben lo importantes que son y valoran estar aquí”, agregó.

Por su parte, Cortés considera necesario que los jóvenes participen activamente en el aula, pero debido al repunte de matrícula también ve que es buen momento para reforzar el modelo educativo a distancia.

En el caso de esta comunidad educativa, la mayoría de los jóvenes históricamente se comunican con sus docentes de forma digital y siempre disponen de la opción de las guías pedagógicas.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.