Daniela Cerdas E.. Hace 5 días
Nell K. Duke es profesora de alfabetización, lenguaje y cultura en el programa de Educación y Psicología en la Universidad de Michigan. Fue una de las principales conferencistas de la reunión ProLEER 2018 efectuada a inicios de octubre en la Universidad de Harvard (EE.UU.). Foto: Daniela Cerdas.
Nell K. Duke es profesora de alfabetización, lenguaje y cultura en el programa de Educación y Psicología en la Universidad de Michigan. Fue una de las principales conferencistas de la reunión ProLEER 2018 efectuada a inicios de octubre en la Universidad de Harvard (EE.UU.). Foto: Daniela Cerdas.

Nell K. Duke está convencida de que hay prácticas “no negociables” que los docentes deben aplicar en al aula que ayudarán al desarrollo lingüístico y cognitivo de los niños de preescolar y los que cursan los primeros años de primaria, independientemente del sector social del que provengan.

Duke es profesora de alfabetización, lenguaje y cultura en el Programa de Educación y Psicología en la Universidad de Michigan y obtuvo un doctorado en la Universidad de Harvard, Estados Unidos.

Para ella, esas prácticas no negociables incluyen que el maestro lea siempre en voz alta y con gran gesticulación, y señalar con el dedo las palabras que va leyendo, para que los niños se vayan familiarizando con cada letra.

Su trabajo se ha enfocado en el desarrollo de la alfabetización temprana, particularmente entre menores que viven en pobreza.

Duke se especializa en el desarrollo de la lectura y la escritura informativas en niños pequeños y fue una de las principales conferencistas de la reunión ProLEER 2018 que se efectuó a inicios de octubre en la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts.

Aquí un extracto de la entrevista que dio a La Nación

– En gran parte de América Latina existe la creencia de que no es recomendable enseñar a leer en los primeros años; sin embargo, poco a poco la investigación ha evidenciado que esto es un error ¿Por qué es importante iniciar el proceso de lectura en en los primeros años?

– Es importante porque lo que se enseña en los primeros años sienta las bases para el aprendizaje posterior. Esto no necesariamente significa que un niño de cuatro años se le va a enseñar a leer cada palabra, pero las bases previas le van a ayudar después a entender a decodificar palabra por palabra. También sabrá cómo suena cada letra, la relación entre el sonido y las letras y mayor vocabulario.

“Esta serie de elementos es la base para el aprendizaje posterior y eso sí se puede empezar desde muy temprano; incluye que los niños aprendan cuál es el propósito de leer y escribir y con esto se motiven a seguir leyendo”.

Usted ha trabajado con poblaciones vulnerables, muchos niños no tienen acceso a libros en el hogar ni siquiera en la escuela, a diferencia de otros niños que sí lo tienen todo ¿Cómo desde las aulas el docente puede ayudar a cerrar esa brecha?

– Los maestros pueden compensar a los niños la falta de materiales de lectura en la casa asegurándoles muchos materiales de lectura en el aula. Además, algo muy importante es que la investigación muestra que cuando los maestros tienen expectativas altas con respecto a lo que los alumnos chicos pueden lograr, eso los ayuda a desarrollarse. Cuando los maestros piensan ‘pobrecito este niño’, esto resulta contraproducente, eso no ayuda a los niños.

En política pública, ¿Qué puede hacer un ministerio de educación para ayudar en la enseñanza a nivelar a un niño de población vulnerable, con uno aventajado?

– Lo que puede hacer es asegurarse de que las escuelas que brindan servicios a los más vulnerables sean las que tiene mayores recursos. Por ejemplo, que tengan más recursos económicos, los mejores maestros y más desarrollo profesional para los maestros.

“De ahí viene mi idea de hablar de las prácticas que deben aplicar los docentes en el aula que no son negociables; es decir lo que todo niño necesita tener no importa de que sector venga. Todos los niños necesitan que se les lea en voz alta de una manera dialogada, compartida, necesitan familiarizarse con la palabra impresa".

Cuáles son las prácticas no negociables que el docente debe aplicar en el aula para garantizar el buen desarrollo lingüístico y cognitivo en preescolar y en los primero años de primaria?

– Uno es que se le lea a los niños todos los días de manera interactiva y con gran gesticulación. El docente puede señalar con el dedo lo que va leyendo y hacer énfasis en la primera letra del texto que está más resaltada, para que los niños pueden comenzar a reconocerla.

"Además, los docentes deben darle oportunidad de escribir a los niños todos los días, con su apoyo, y ayudar a los niños a conocer el sonido de las letras y qué letras corresponden con cada sonido. Los maestros pueden trabajar sobre lectura y escritura en pequeños grupos.

“Los maestros tienen que ser capaces de realizar actividades con los niños que los hagan participar como visitar un parque. Los de segundo grado podrán, en el parque, hacer una lista de las cosas que ellos consideran que están mal, por ejemplo, la falta de basureros, y enviarle una carta al alcalde. Los de preescolar pueden escribir una nota pequeña, con ayuda del maestro, a los del comedor para decirles a las cocineras que el almuerzo estuvo rico”.

¿Qué deben dejar de hacer los docentes en el aula?

– Por ejemplo, dar mucha clase expositiva y no dar la oportunidad a los niños de involucrarse y participar, deben dejar de hacer eso. Deben dejar de hacer pilas de ejercicios repetitivos de páginas de copiado, o ponerlos a repetir un montón de veces la mismas palabras.

“Además, darles tarea para que se la lleven a hacer a la casa solo por el gusto de que hagan algo, no los ayuda a su desarrollo; deberían dejar de darles una lista de palabras para que las busquen en el diccionario, que ni siquiera están asociadas a sus intereses”.

Si un maestro usa las prácticas no negociables en el aula ¿Qué capacidades puede desarrollar un niño cuando llegue a tercer grado?

– Los niños deberían ser capaces de leer textos apropiados para tercer grado y ser capaces de leerlos bien y entender lo que leen. También deberían ser capaces de escribir distintos tipos de textos o textos con distintos objetivos, como para persuadir a alguien o contar a alguien una historia.

“También tienen que ser capaces de dar buenas presentaciones orales y de entender presentaciones orales de otros”.

– ¿Basta con que los padres le lean a sus hijos un cuento antes de dormir para desarrollar en los menores el gusto por la lectura y su comprensión? ¿Qué más pueden hacer?

– Por supuesto que pueden hacer más. Yo tengo un libro que se llama Más allá de las historias de la cama. Los papás les pueden mostrar cómo ellos mismos leen y escriben todos los días. Les pueden contar historias que ayuden a entender conceptos nuevos, involucrar al niño en tareas de escritura con actividades cotidianas de la casa, como hacer una lista de compras del supermercado.

"Pueden llevar a sus hijos a la biblioteca para que los chicos retiren los libros sobre temas o autores que les interesan”.

¿Qué pueden hacer los padres que no tienen tiempo?

– Los padres pueden hacer lo mencionado anteriormente mientras hacen otras cosas; mientras esperan por el bus,o mientras cocinan.

“Siempre hay una oportunidad en las tareas habituales de la casa para involucrar a los niños con la lectura o la palabra impresa”.

¿Qué es red Proleer a la que pertenece Costa Rica?

ProLEER es una red internacional integrada por representantes del sector académico, gobiernos y organizaciones no gubernamentales de ocho países (Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Holanda, México y Perú) que se enfocan en el fortalecimiento de la educación para la niñez.

Desde 2009, los miembros de la red se reúnen cada año en la Universidad de Harvard (EE. UU.), con el objetivo de compartir conocimientos y articular proyectos relacionados con la calidad de la educación pública en preescolar y primaria.

La red promueve el mejoramiento de las políticas y prácticas educativas con base en la investigación, principalmente en las área de lenguaje, lectura y escritura, que son determinantes para el éxito escolar.

El grupo de ProLEER Costa Rica cuenta con representantes del Ministerio de Educación Pública (MEP), la Universidad de Costa Rica (UCR), la Universidad Nacional (UNA), la Universidad Estatal a Distancia (UNED), el Programa Estado de la Educación, la Asociación Amigos del Aprendizaje (ADA) –miembro fundador de la red- y otras organizaciones del sector educativo.

La participación en ProLEER ha permitido el desarrollo de iniciativas en nuestro país tales como conferencias y talleres a los docentes para apoyar la implementación de los nuevos programas de estudio en preescolar y Español; la publicación de libros y recursos didácticos, la creación del Programa de Desarrollo Profesional Docente ADA-UNED y la organización del Concurso Nacional Mi Cuento Fantástico, que promueve la escritura en las escuelas.