Édgar Chinchilla. 6 febrero
El entusiasmo y las preocupaciones acompañaron a niños y padres de la Escuela Colonia Puntarenas de Upala. Foto: Édgar Chinchilla
El entusiasmo y las preocupaciones acompañaron a niños y padres de la Escuela Colonia Puntarenas de Upala. Foto: Édgar Chinchilla

Upala. Cinco meses llevaban sin verse los niños de la Escuela Colonia Puntarenas de Upala, entre los 89 días de huelga y las vacaciones de fin de curso.

Este miércoles, los primeros volvieron a las aulas con ilusión y ganas de ver a los compañeros, según cuentan los papás. Los otros regresaron con la misión de recuperar todos los contenidos dejados de ver en el 2018, mientras participaban en la protesta contra la reforma fiscal.

“Esperamos que no afecte tanto este año todos los meses que no recibieron (clases), el atraso en la materia. Imagino que tendrán que reforzar. Confiamos en Dios en que sea un buen año”, comentó Rolando Méndez, padre de un niño que entró a primero y una niña, de cuarto.

La Escuela Colonia Puntarenas, fundada en 1961 en esta zona a 25 kilómetros de la frontera con Nicaragua, recibe 150 estudiantes y tiene 10 docentes que imparten materias básicas y especiales. Se reparten en turnos de mañana y tarde.

Laura Morice es la maestra de Inglés. Según ella, la instrucción es comenzar el curso lectivo 2019 con la materia del tercer trimestre del 2018, que dejó de verse por la huelga.

“Vamos a agarrar un poco de los programas que se quedaron sin ver. Es trabajo extra que hay que hacerlo por ellos (los estudiantes) para que estén bien preparados. Depende de los docentes, si estamos bien preparados, los niños van a aprender al máximo”, dijo con optimismo la educadora.

Escuela Colonia Puntarenas.
Escuela Colonia Puntarenas.

Superar el rezago requerirá un esfuerzo de maestros, estudiantes y padres, que también admiten su preocupación.

Es el caso de Yeilyn Calderón, madre de tres alumnos: Cristela, José Alejandro y Elmer.

De ellos, le desvela el caso de Cristela, a quien le ha costado mucho aprender a leer y no terminó el proceso debido a la huelga.

“Ahora que salgan de clases voy a a hablar con los maestros para ver cómo van a solucionar, porque la mayoría de estudiantes se atrasaron. Por ejemplo, los niños de segundo vienen sin saber leer, casi de medio año para acá sin clases”, dijo la madre.

Solo faltan pupitres

A pesar del desafío, la madre reconoció que fueron las ansias de los chiquitos las que la convencieron de llevarlos el primer día de clases, a sabiendas de que no será este miércoles que comiencen a ver materia.

“Yo no los iba a mandar porque era superficial, pero ellos estaban tan deseosos que prefirieron levantarse tempranito para llegar hoy, diay a venir a conocer maestros nuevos, ilusionados porque tienen tiempo de no recibir clases. Se cansan de estar en la casa, se aburren”, añadió.

Todos llegaron a la hora el primer día de clases en la Escuela Colonia Puntarenas de Upala. Aquí estudian 150 niños. Fotografía: Édgar Chinchilla
Todos llegaron a la hora el primer día de clases en la Escuela Colonia Puntarenas de Upala. Aquí estudian 150 niños. Fotografía: Édgar Chinchilla

La directora de la escuela, Gabriela Rojas Barrantes, asegura que todos los docentes tienen las directrices del Ministerio de Educación Pública (MEP) para abordar la misión de cumplir con los contenidos. Para ella, todo dependerá del “compromiso” de los maestros.

“A mí me preocupa que vamos a recibir el doble, eso habían dicho, que ahora todo va a ser más duro”, reconoció Jossimar Barrios, estudiante de sexto grado.

Este miércoles, todos los docentes cumplieron y llegaron debidamente. Por el momento, el único problema es el mal estado de los pupitres, pues un 90% de estos equipos están deteriorados. Se necesitan unos 110.