Daniela Cerdas E.. 17 abril
 Caleb Josué Román Sánchez (8 años) es vecino de Desamparados y cursa el tercer grado en la escuela Elías Jiménez Castro, en San Rafael Abajo. Su maestra guía, Ileana Delgado, recomendó a los alumnos la lectura de algunos libros y la práctica de las tablas de multiplicar. Sus padres, Josué y Natalie, colaboran constantemente en su educación. Foto: Albert Marín.
Caleb Josué Román Sánchez (8 años) es vecino de Desamparados y cursa el tercer grado en la escuela Elías Jiménez Castro, en San Rafael Abajo. Su maestra guía, Ileana Delgado, recomendó a los alumnos la lectura de algunos libros y la práctica de las tablas de multiplicar. Sus padres, Josué y Natalie, colaboran constantemente en su educación. Foto: Albert Marín.

Durante el tiempo que dure la emergencia sanitaria por covid-19 y mientras se mantengan las lecciones a distancia, los alumnos de escuelas y colegios públicos no recibirán materia nueva ni tampoco serán sometidos a ningún tipo de evaluación.

Esa es la disposición contenida en la Guía de Orientaciones para el Apoyo del Proceso Educativo a Distancia, enviado por el Ministerio de Educación Pública (MEP) a los docentes, el pasado 9 de abril.

Allí se indica, en el caso de la materia o contenidos, que las guías de trabajo autónomo (que el docente da a los estudiantes para trabajar en casa) “están orientadas al fortalecimiento de aprendizajes esperados y habilidades que fueron desarrolladas en los procesos de mediación pedagógica antes del 16 de marzo de 2020” , día en que se suspendieron las lecciones por la pandemia.

Según esa directriz, durante la educación o acompañamiento a distancia solo se pueden repasar o reforzar los contenidos que se vieron antes de esa fecha.

¿Por qué no se puede dar materia nueva? Ante consulta de La Nación, la viceministra académica, Melania Brenes, alegó por escrito que la educación a distancia que se está brindando en este momento no se puede considerar clases virtuales, ni tampoco aprendizaje virtual, ni en línea, estrictamente dicho.

"Estamos hablando de apoyo educativo a distancia, donde dentro de las posibilidades está la utilización del recurso tecnológico para mantener la comunicación y hacer un acompañamiento e intercambio, cuando así lo requiera el proceso de aprendizaje en el hogar", explicó.

La Guía de Orientaciones para el Apoyo del Proceso Educativo a Distancia define cómo debe implementarse la educación a distancia, tanto en caso de que los alumnos tengan acceso a Internet y a equipos, como en caso de que no lo tengan.

Dudas

La limitación para dar materia nueva pone en apuros a docentes que tenían un nombramiento reciente y que, por tanto, no pudieron abordar mucha materia antes de la suspensión de las clases presenciales. El curso lectivo del 2020 comenzó el 10 de febrero.

"Estamos proponiendo que el docente haga una valoración de su grupo y aborde habilidades y aprendizajes esperados en el primer trimestre del año, los cuales están dispuestos en las diferentes plantillas de planeamiento en la Caja de Herramientas. La idea es que valore continuamente el avance de cada estudiante en particular y del grupo en general", dijo la viceministra.

Incluso, hubo cerca de 650 docentes que no habían sido nombrados para cuando se suspendieron las clases. Es decir, hay grupos que ni siquiera tienen maestro por lo cual, no han visto materia del todo.

Brenes adelantó que esos docentes no se van a nombrar, por ahora.

“Su nombramiento dependerá de que, a partir del 13 de julio del presente año, se normalice la situación y volvamos a las lecciones presenciales, en cuyo caso, se tomará en cuenta a aquellos y aquellas docentes que se encuentran en el sistema de nómina”, explicó la funcionaria.

A los niños y adolescentes que no tuvieron maestro durante este año, Brenes aseguró que los contactarán para proveerles apoyo directamente desde las oficinas centrales y de la Dirección Regional, en coordinación con la dirección del centro educativo.

‘Se puede avanzar’

Joni Gambia, director de la Escuela María Auxiliadora, en Las Vueltas de Tucurrique, Cartago, considera que, aunque la orden es no dar materia nueva, sí se puede avanzar con algunos contenidos.

“Sería a bueno ir dando prácticas, repasos y saber cuánto sabe el niño y qué tanto ayudan los papás, porque a veces creen que los docentes hacemos milagros. Pienso que los niños pueden avanzar, es cuestión de trabajo en equipo entre padres, hijo y docentes”, aseveró.

La escuela que dirige Gamboa tiene 132 estudiantes.

Roy Araya, docente en la escuela de Los Guido, en Desamparados, considera que en su caso el panorama se complica, pues muy pocos padres tienen acceso a Internet.

Los maestros de esa primaria se unieron para crear grupos de WhatsApp con los padres y compartirles materiales y prácticas para que los alumnos repasen. Sin embargo, dijo, la respuesta de los papás ha sido “muy baja”.

“No se puede dar materia nueva porque en ese caso hay que estar presente para evacuar dudas. En este momento, lo que vamos a hacer es con la entrega de alimentos en las escuelas, entregar material impreso, folletos para que los alumnos trabajen de una a dos semanas en su casa, dependiendo de las materias”, manifestó el educador.

Evaluación

En la Guía de Orientaciones para el Apoyo del Proceso Educativo a Distancia se indica que la evaluación no será la tradicional.

“La evaluación se propone como un proceso integral con carácter formativo (no sumativa) ... Cuando el docente reciba las guías de trabajo autónomo u otros recursos asociados, se procederá a la revisión o realimentación que permita analizar integralmente los desempeños y avances demostrados por la persona estudiante en la realización de dichas guías”, cita el documento.

Días atrás, la ministra de Educación, Guiselle Cruz, indicó a La Nación que dadas las condiciones actuales, en las que no hay herramientas para todos los estudiantes ni un aprendizaje homogéneo, no es posible hacer evaluaciones.

“No se puede evaluar de forma tradicional en un contexto extraordinario”, afirmó Cruz el pasado 3 de abril, fecha en que el MEP anunció la suspensión indefinida de clases presenciales en centros educativos públicos y privados debido a la emergencia por el covid-19.

Cuando se reanude el curso lectivo, explicó la ministra, los docentes deberán desarrollar los contenidos prioritarios en cada nivel. Por ejemplo, en primero y segundo grado los esfuerzos deberán concentrarse en la enseñanza de la lectoescritura.

La ministra indicó que la evaluación se realizará con base en aquellos contenidos que los educadores puedan abordar a partir del momento en que se reanuden las clases presenciales. Luego se definirán las estrategias de promoción.