Daniela Cerdas E..   5 abril
En la Universidad Latina, un 10% de los alumnos (aproximadamente 2.400 estudiantes), estudian actualmente gracias a Conape. Fotos: Mayela López

Ante la decisión de Conape de cerrar el crédito para 36 carreras con alto desempleo, dos universidades privadas tomaron la decisión de ofrecer el financiamiento de los estudios, sin cobro de intereses.

Se trata de la Universidad Latina y la Universidad Americana (UAM).

Rosa Monge, vicepresidenta del grupo Académica Laureate Costa Rica, y presidenta de la Unidad de Rectores de las Universidades Privadas de Costa Rica (Unire) presentó esta mañana, en conferencia de prensa, el que llamaron “Plan de Apoyo y Fortalecimiento Educativo para la Transformación del País" que incluye 10 proyectos para los universitarios.

Dos de ellos incluyen un financiamiento de la carrera a largo y mediano plazo. El primero consiste en apoyo durante toda la carrera y hasta dos años después de terminada, sin cobrar intereses y para cualquier grado académico. Cuenta con seguro de desempleo.

En el financiamiento de corto plazo, el alumno decide cuántas materias llevar por año y se divide el costo de esos cursos y de la matrícula en 12 cuotas anuales.

Para estas dos modalidades existe un fondo de $20 millones (¢12.200 millones al tipo de cambio actual).

Dependiendo del costo de la carrera, las universidades pedirán constancia de salario para el financiamiento, fiadores o una garantía de pago.

Este apoyo, sin embargo, es limitado, por lo que valorarán cada caso para decidir a cuál otorgar el respaldo.

Las universidades también anunciaron la existencia de 300 becas, para las cuales poseen un fondo de $1 millón. Para optar por este beneficio, el alumno deben llenar una encuesta de medición de perfil socioeconómico.

Para personas de bajos recursos, además, estas dos universidades ofrecerán 50 becas para aplicar en carreras técnicas de rápida inserción laboral. El requisito es mantener un excelente promedio académico y cumplir con las disposiciones del reglamento para estas ayudas.

Entre los apoyos, también figuran pasantías en compañías, cursos de finanzas personales y pruebas vocacionales.

Como representante de Unire, Rosa Monge dijo que, por el momento, solo pueden decir que “respetan” la decisión de Conare de restringir los créditos.

Esa organización pidió explicaciones a la Comisión Nacional de Préstamos (Conape) así como datos que respaldaran la medida. Hasta no tener esta información, no darán una posición oficial.

En la Universidad Latina, un 10% de los alumnos (unos 2.400), estudian actualmente con apoyo de Conape, mientras que en la Universidad Americana lo hace el 5%, unos 400.

Tras la decisión de Conape, además, la Universidad Hispanoamericana dio a conocer que, desde diciembre del año pasado, firmaron un convenio con el Banco Nacional que le permitirá al estudiante financiar toda la carrera profesional, técnicos y cursos de especialización, con condiciones de plazo y a una tasa de interés “muy favorable”.

Este tipo de financiamiento está dirigido a asalariados del sector público o privado y trabajadores independientes por un plazo máximo de 8 años. La garantía es fiduciaria dependiendo de las condiciones del interesado.

Dentro del mismo convenio hay opciones de financiamiento de corto plazo, tales como pago a 4 meses sin intereses con sus tarjetas de crédito y la aplicación al pago de matrícula de los BN puntos que el estudiante, su padre o madre, tenga acumulados con el Banco.

La Universidad Hispanoamericana también cuenta con su propio plan de financiamiento el cual consta del otorgamiento de una línea de crédito revolutiva que permite al alumno financiar toda la carrera con pagos mensuales desde el inicio de esta. La necesidad de fiador dependerá de si el estudiante se encuentra trabajando o no.

El fin de semana pasado, Conape dio a conocer el cierre del crédito para 36 carreras con altos niveles de desempleo, obligados por la reducción de los ingresos provenientes de las utilidades de bancos, en 2018 y 2019, y el incremento de un 36% en las solicitudes.

Entre las carreras saturadas que no se financiarán temporalmente están Medicina, Enfermería, Periodismo, Historia y Psicología.