Dos alumnos de ‘coles’ públicos están entre los mejores promedios de la UCR: ‘La diferencia la hace el estudiante’

Laura Rodríguez, del CTP de Acosta, obtuvo el cuarto lugar con un promedio de 789,07. Adrián Orozco, del Liceo de Heredia, obtuvo la posición 16 con una nota de 780,28.

Sabían que en sus centros educativos no iban a obtener la preparación para el examen de admisión a la Universidad de Costa Rica (UCR), mucho menos en medio de una pandemia donde los pocos contactos a distancia con el docente los aprovechaban para aclarar dudas de la materia del colegio.

Sin embargo, Laura Rodríguez, del Colegio Técnico Profesional de Acosta, y Adrián Orozco, del Liceo de Heredia, no se conformaron con eso. Ambos querían ingresar a la UCR.

Por su cuenta, buscaron cómo prepararse para el examen de admisión. Echaron mano de libros, cursos en línea, ayuda de alumnos universitarios, exámenes de práctica y otros recursos.

Su preparación los hizo colocarse entre los 20 mejores promedios de admisión de la UCR para el 2021; este promedio está conformado por la nota del examen de admisión y el ponderado de notas del colegio.

Estos jóvenes destacaron entre 41.247 aspirantes que realizaron la prueba de aptitud académica (PAA) a finales del año anterior y obtuvieron los primeros puestos que, generalmente, ocupan alumnos de colegios privados, colegios bilingües o colegios científicos, estos últimos son públicos, pero la educación es de muy alto nivel.

En el caso de Laura Rodríguez, obtuvo el cuarto lugar con un promedio de 789,07 y Adrián Orozco, obtuvo la posición 16 con una nota de 780,28.

“Para mí fue mucho orgullo, una sorpresa, pensaba que me iba a ir bien, pero no así. Estos resultados dependen más del alumno que del lugar donde provenga, la diferencia la hace el alumno. En otros colegios los preparan más, pero si uno busca material para estudiar, es posible.

“El colegio no da preparación para el examen de admisión. Tenía un libro con ejercicios, tenía acceso a una plataforma en línea de una academia (donde pagó ¢45.000) en la que podía aclarar dudas con un profesor. Busqué prácticas en línea, como las de la página de la UCR y materiales que había usado mi hermana el año anterior (para la admisión 2020)”, dijo Rodríguez,quien añadió que comenzó a prepararse desde octubre.

La joven es vecina de San Ignacio de Acosta, tiene dos hermanas; su padre tiene una pulpería y su madre estudió preescolar pero no ejerce. Laura iba a estudiar Computación, pero por su elevada, nota está pensando en elegir Ingeniería Química.

La estudiante no solo tuvo que hacerle frente a su propia preparación; otro obstáculo para competir por un puesto también fue el hecho de que por la pandemia no recibió todos los contenidos que debían ver en el último año de colegio. Además, los alumnos de colegios públicos ya arrastraban un rezago, en el 2018, por los tres meses que los docentes no dieron clases por asistir a una huelga.

A pesar de tener acceso a Internet y computadora, el año pasado, Rodríguez tuvo dificultades para recibir los contenidos por parte de sus docentes.

“Realmente, siento que la virtualidad no fue de mucha ayuda. Desde décimo estábamos atrasados en ver el programa completo, el año pasado se vio por encima. Al principio del año no tenía que conectarme a ninguna clase, solo mandaban trabajos. Ya luego sí era obligatorio conectarse por Teams, solo una hora recibíamos clases, en cada materia, y cada 15 días”, expresó.

Por esa poca preparación es que ella considera que va a necesitar nivelación en Matemáticas para estar realmente preparada para comenzar la universidad.

“Si uno busca cómo aprender, sí se pueden lograr cosas grandes. Hay algunos que tienen más oportunidades que otros, pero pienso que todo depende del estudiante”, añadió Rodríguez.

“La pandemia me ayudó”

Por su parte, Adrián Orozco, de 17 años, comenzó a prepararse para el examen de admisión desde junio, con ayuda de un curso gratuito que dieron alumnos de la Universidad Nacional.

Este vecino de Heredia también buscó prácticas en Internet. Al igual que Laura Rodríguez, en su colegio no le dieron preparación para esta prueba.

Afirmó que aprovechó el tiempo libre que le representó el confinamiento por la pandemia y el hecho de que no había que hacer pruebas nacionales como bachillerato y Faro.

“Realmente, siento que la pandemia me ayudó, hizo que desde la casa tuviera más tiempo para prepararme para la ‘U’. Siento que el curso de los alumnos de la UNA ayudó bastante y que el examen no es tan difícil como se lo pintan, la pandemia hizo que tuviera más tiempo de estudiar, fue una ventaja”, expresó.

Orozco quiere entrar a estudiar Medicina a la UCR, cuenta con el apoyo de su padre quien es enfermero; su madre que es técnica en nutrición y sus dos hermanos.

“Un buen promedio depende mucho del alumno, quizás estar en un colegio privado le ayuda a mejorar la nota de presentación, eso es una realidad, pero también depende del estudiante porque es él el que se debe preocupar por superarse a sí mismo y dedicarse a mejorar”, señaló Orozco.

El joven, a pesar de tener computadora e Internet, tampoco tuvo una educación a distancia ideal en secundaria. En cada materia tenía oportunidad de aclarar dudas con sus docentes dos veces al mes, en una lección de 1 hora y 20 minutos.

Sin embargo, agradece a sus profesores el esfuerzo y piensa que gran parte de su logro se lo debe a ellos.

Afirma necesitar nivelación en Matemáticas y Redacción para estar totalmente preparado para este nuevo reto.