Daniela Cerdas E.. 3 septiembre
La semana anterior, la ministra de Educación, Guiselle Cruz, anunció que las clases presenciales se mantenían suspendidas por lo que resta del 2020. Foto Julieth Méndez, Casa Presidencial
La semana anterior, la ministra de Educación, Guiselle Cruz, anunció que las clases presenciales se mantenían suspendidas por lo que resta del 2020. Foto Julieth Méndez, Casa Presidencial

Luego de que la ministra de Educación Giselle Cruz anunciara que las clases presenciales se mantenían suspendidas por lo que resta del año debido a la pandemia, el diputado liberacionista, Wagner Jiménez, presentó una moción para que explique la estrategia para continuar el curso lectivo.

La propuesta fue aprobada este jueves por unanimidad con el apoyo de todas las fracciones que componen la Comisión de Ciencia, Tecnología y Educación.

Según Jiménez, el motivo de la comparecencia es que la ministra de Educación informe de las acciones que tomará el Ministerio de Educación Pública (MEP) en relación con el cierre del curso lectivo presencial del 2020, en relación con problemas académicos y administrativos de los niños, jóvenes, padres de familia, docentes y juntas de educación.

Señaló que es preciso que despeje las dudas sobre la suspensión de las lecciones presenciales correspondientes al periodo lectivo 2020, y sobre el sistema educativo en general.

Explicó que el programa “Estado de la Nación” y “Estado de la Educación”, han evidenciado los graves problemas que desde hace décadas arrastra la educación pública costarricense.

“Problemas como la brecha digital, la burocracia que asfixia a los educadores, la deserción, la infraestructura educativa, el rezago educativo entre otros, se han agravado con la actual crisis producto de la covid-19. Tenemos que pensar y tomar decisiones de inmediato, de lo contrario estaremos perjudicando seriamente en su futuro a una generación de niños y jóvenes.

Nuestro país lo vivió ya en la crisis de los ochenta cuando una generación tuvo que abandonar sus estudios. Esa experiencia debe servirnos hoy para evitar que más costarricenses caigan en la pobreza y eso pasa por fortalecer el sistema educativo”, dijo Jiménez.

Cruz anunció la semana anterior que, debido al aumento de casos por la covid-19, las clases presenciales quedaban suspendidas por lo que resta del año.

Mientras tanto, los alumnos se mantienen con apoyo pedagógico a distancia, aunque no todos con condiciones idónenas.

Según datos del MEP, aunque los 1.067.091 estudiantes matriculados en centros públicos tienen cuenta de correo electrónico institucional, solo 590.136 (55,3%) han activado su cuenta y usan la plataforma Teams (establecida por el MEP para la educación a distancia por la pandemia).

Para julio 2020, de acuerdo a información proveída por directores de centros educativos al Ministerio, un 57,8% ( 616.918) de estudiantes reportó que poseía conectividad en sus hogares y el 34,86% (372.033) dijo no tener todavía. Estos últimos, mantienen su vinculación con el aprendizaje a punta de fotocopias y recargas de celular prepago para poder llamar a sus profesores o recibir material vía WhatsApp.

Hay quienes piden Internet prestado o están los que, por la falta de equipo y conectividad, solo pueden tener el material cada vez que reparten los alimentos en las escuelas o colegios, algunos sin posibilidad de evacuar dudas. Otros, ni siquiera tienen acceso a nada de eso o hacen malabares para cumplir con lo que el docente les pide.

La Nación publicó la semana anterior que 91.000 estudiantes abandonaron las aulas durante la pandemia. Una de las causas, es la falta de equipo y conectividad para mantener las clases virtuales.