Daniela Cerdas E.. Hace 3 días
Ante la emergencia por la pandemia del covid-19, el MEP decidió entregar paquetes de alimentos en lugar de atender a los alumnos en los comedores. Fotografía José Cordero
Ante la emergencia por la pandemia del covid-19, el MEP decidió entregar paquetes de alimentos en lugar de atender a los alumnos en los comedores. Fotografía José Cordero

La Contraloría General de la República autorizó al MEP a utilizar ¢10.000 millones para comprar a proveedores privados los paquetes de alimentos que se van entregar a los alumnos durante la emergencia del covid-19, debido a la incapacidad del CNP para realizar esa tarea.

El Ministerio de Educación Pública (MEP) hizo la solicitud este miércoles a la Contraloría, con la intención de que unos 2.000 centros educativos que recibían los productos del CNP compren a proveedores privados.

La medida se debe a los incumplimientos del Consejo Nacional de Producción (CNP) para completar el paquete de frutas, verduras y abarrotes que se los alumnos recibirían en lugar de ir al comedor de su centro educativo.

El MEP anunció la semana anterior que en lugar de atender a los alumnos en los comedores, les iba a entregar un paquete de alimentos para evitar contagios por el covid-19.

El paquete consta de una bolsa de arroz, frijoles negros o rojos, garbanzos, lentejas, sal, aceite para cocina, 4 latas de atún en agua, 3 paquetes de pasta y 3 cajas de leche líquida de larga duración.

Dentro de los productos perecederos se incluyen papas, zanahorias, chayotes, cebolla seca, chile dulce, tomate, mango semiverde, manzana, naranja dulce y mandarinas. Alcanza para unos 22 días.

El CNP tenía tiempo hasta el miércoles en la tarde para entregar los paquetes pero, en varios centros educativos, no dio abasto.

“Resulta procedente otorgar la autorización al Ministerio para que coordine con las Juntas Administrativas y de Educación la adquisición en forma directa con los proveedores de la localidad de cada una de ellas, los alimentos que se requieran para brindar el servicio de alimentación a las personas estudiantes, en el contexto del estado de emergencia nacional provocada por la enfermedad covid-19; por un monto máximo de ¢10.000 millones”, expresó la CGR.

La Contraloría fue enfática en advertir que este permiso se da solo durante el tiempo que dure la declaratoria de emergencia nacional por el covid-19, que a la fecha registra 201 personas contagiadas.

De los 4.500 centros educativos del país, el CNP abastece cerca de 2.000, el resto son abastecidos por proveedores privados.

Las escuelas abastecidas por el Consejo están obligados a comprarle solo a esta institución aunque los alimentos cuesten más caros.

Así lo establece el artículo 9 de la Ley Órgánica del CNP que señala la obligatoriedad de todos los entes públicos de comprarle al Consejo todo tipo de suministros genéricos propios del tráfico de la institución a los precios establecidos.

Sin embargo, en el caso de los centros educativos, la capacidad del CNP no da para abastecerlos a todos, por eso, hasta la fecha, solo se encargan de 2.000.

La Contraloría también autorizó al Registro Nacional una compra por 27 millones de alcohol en gel a la Fábrica Nacional de Licores (Fanal) para el uso en sus instalaciones.