Daniela Cerdas E.. 10 diciembre, 2019
Edwin Adolfo Picón, vecino de Limón, recibió un reconocimiento por parte de la ministra de Educación, Guiselle Cruz, por haber logrado su bachillerato a los 65 años.
Edwin Adolfo Picón, vecino de Limón, recibió un reconocimiento por parte de la ministra de Educación, Guiselle Cruz, por haber logrado su bachillerato a los 65 años.

Edwin Adolfo Picón, de 65 años, decidió en 2015 regresar a las aulas y continuar con su educación, pues solo había podido sacar el sexto grado.

Hace cuatro años entró a sétimo año en el Cindea de 28 millas en Limón y este martes recibió, por parte de la ministra de Educación, Guiselle Cruz, un reconocimiento por haber logrado su objetivo de convertirse en bachiller.

Picón es el estudiante más longevo en obtener su título de la generación de bachilleres 2019.

“Para aprender algo y hacer algo con mi vida”, dijo al explicar su decisión de volver a estudiar. Además, quería ser un ejemplo paras sus seis hijos y cuatro nietos, pero, lo más importante, darle una alegría a su madre, de 94 años.

“Me gusta estudiar y darle buen ejemplo a mis hijos, dejarle un legado a mis nietitos. Además, causarle felicidad a mi familia, quería regalarle a mi madre de 94 años un título antes de que se vaya, antes de que que diosito me la quite, ya no camina”, expresó el nuevo bachiller, quien vive en Batán de Limón junto con su mamá.

Picón, quien se desempeña como operario independiente, contó que su mamá no cabía de la felicidad cuando él le contó que ya era bachiller.

“Cuando se dio cuenta de que gané, me felicitó de corazón, me dijo que se sentía orgullosa de mí, ella vio el esfuerzo que yo hice durante esos cuatro años”, contó el limonense.

(Video) A sus 65 años, es bachiller

Picón forma parte de los 48.811 alumnos del país (el 89%) que aprobaron las pruebas nacionales, según informó este martes el Ministerio de Educación Pública (MEP), durante una actividad realizada en el Liceo de Escazú.

Él ahora quiere estudiar Contabilidad o Informática.

“Algo tengo que hacer el otro año, no quiero quedarme a brazos cruzados. Yo ahora me dí cuenta de que la edad no afecta, yo creo que todo está en la mente, no hay obstáculos, se los pone uno mismo. Yo donde estudié, le dije a todos los jóvenes que eran mis compañeros, que se preparen, que sean alguien en la vida, que se metan en la sociedad y que se den a conocer por algo bueno.

"Cuando veo a la juventud que está en la calle haciendo daño, digo ‘pobrecitos, no saben lo que están desperdiciando, están desperdiciando el tiempo, que no se recupera, en algo ilícito que no lo lleva nada, si no al fracaso. Deberían sacarle provecho a la juventud’”, dijo Picón.

La graduación será este jueves en el Cindea de 28 millas en Limón. Irá acompañado de una hija y una hermana.

“Para nadie es un secreto de que esto da mucha satisfacción y orgullo. Es una fecha inolvidable para mí y un orgullo de ver los resultados de los esfuerzos”, manifestó Picón quien, después de la actividad en el Liceo de Escazú, se dirigió a su casa, en Limón, para enseñarle el reconocimiento a su mamá.