Mercedes Agüero. 15 diciembre, 2016
Los adultos mayores son de los más favorecidos con las ganancias de la lotería. Sin embargo, en cinco cantones no hay entidades para atender esta población y por tanto no se benefician. | ARCHIVO, LN.
Los adultos mayores son de los más favorecidos con las ganancias de la lotería. Sin embargo, en cinco cantones no hay entidades para atender esta población y por tanto no se benefician. | ARCHIVO, LN.

La ausencia de organizaciones de bienestar social y la falta de información han impedido que cinco cantones reciban ayudas directas de la Junta de Protección Social (JPS) en los últimos cinco años.

Entre 2011 y 2015, Alvarado, León Cortés, La Cruz, Turrubares y Matina han quedado fuera de los fondos provenientes de las ganancias de los sorteos de lotería.

No es que en esos cantones no haya necesidades que cubrir, las que faltan son organizaciones oficialmente establecidas por medio de las cuales se puedan canalizar los recursos, según explicó Delia Villalobos, presidenta de la Junta Directiva de la JPS.

“Al no ser la Junta un ente rector, no le corresponde ir a promover que surjan organizaciones en los diferentes cantones, no tenemos ni los recursos, ni los programas, ni el respaldo jurídico para hacerlo. A quién le corresponde es a la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (Dinadeco) o a las iglesias”, argumentó Villalobos.

La jerarca agregó que en algunos cantones como Matina no tienen una buena organización comunitaria. “Hemos hecho visitas, pero nadie quiere asumir la responsabilidad de crear organizaciones”, indicó.

Por su parte, Zaylin Bonilla, coordinadora de Gestión Social de la Municipalidad guanacasteca de La Cruz indicó que en el cantón están en proceso de conformar una asociación para adultos mayores y el municipio está por construir un centro diurno.

“La idea es obtener esos recursos porque hemos indagado en otros centros y la Junta les ayuda para su funcionamiento”, dijo.

En ese cantón habitan 1.065 adultos mayores quienes a la fecha reciben apoyo de una comisión interinstitucional, que promueve la defensa de sus derechos y un envejecimiento activo.

Sin albergues

Una situación similar se da en León Cortés (San José) y Alvarado (Cartago) donde no existen hogares de ancianos, centros diurnos, ni albergues para menores en riesgo.

El alcalde de la Municipalidad de León Cortés, Dennis Mora, explicó que el cantón no ha logrado construir su propio centro para adultos mayores por lo que acuden a uno regional ubicado en Tarrazú. El 6,9% de la población del cantón son adultos mayores, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos.

Entretanto, en Alvarado apenas se está instalando el primer centro para atención de 25 adultos mayores.

“Quizá el próximo año, con el centro funcionando, sí podemos optar por fondos de la Junta”, declaró Marjorie Hernández, encargada de Proyección Social de la municipalidad.

Aunque no reciban recursos de la Junta de forma directa, estos cantones pueden obtener ayudas por medio de las entidades de cobertura nacional como la Cruz Roja Costarricense o el Banco Hipotecario de la Vivienda, las cuales reciben fondos de las ganancias de las loterías.

Por ejemplo, León Cortés contará pronto con una nueva ambulancia donada por la Junta mediante la Cruz Roja.

De acuerdo con la vicealcaldesa de Turrubares, Yerlin Quirós, la falta de información sobre cómo gestionar las ayudas también impide a algunas organizaciones beneficiarse de las mismas.

Para acceder a los recursos de la Junta, las organizaciones deben cumplir con una serie de requisitos como contar con una personería jurídica, tener permisos para operar, o contar con un plan de trabajo detallado.

Sin embargo, Villalobos, precisó que la entidad está simplificando el manual que se utiliza para girar recursos a los entes beneficiarios.