Niñez, iglesias e indigentes son los que reciben mayor apoyo

Por: Sofía Chinchilla C. 5 mayo, 2016

Cada año, los costarricenses desembolsan unos ¢15.000 millones para apoyar causas relacionadas con ambiente, personas en pobreza, enfermos e iglesias.

Así lo reveló un estudio realizado por la firma Unimer para la organización sin fines de lucro Visión Mundial, que trabaja para promover el bienestar de los niños, principalmente de los que viven en pobreza.

En la última hora, En Stereo y Percance se encargaron de levantar a los presentes en la Teletón, que este año logró superar la meta de ¢710 millones.
En la última hora, En Stereo y Percance se encargaron de levantar a los presentes en la Teletón, que este año logró superar la meta de ¢710 millones.

La investigación, que consultó a 500 personas, indagó sobre las características principales del perfil de los donantes, a cuáles organizaciones o individuos apoyan y los motivos para hacerlo.

Los resultados indican que las causas a las que más recursos se aportan, en orden, son apoyo a la niñez, iglesias, indigentes, personas con problemas de drogas y adultos mayores, cuido de animales, gente sin vivienda, comunidades y para atender desastres naturales.

Quienes dan dinero a individuos, lo dirigen a quienes viven en la calle y los jóvenes donan más dinero a causas relacionadas con el ambiente que con personas, explicó Javier Sandoval, presidente de la Federación de Organizaciones Sociales (FOS).

Teletón, Asociación Obras del Espíritu Santo, Aldeas SOS, Club Activo 20-30 y Visión Mundial están entre las organizaciones a las que más personas recordaron haber donado.

El estudio se realizó a finales del año anterior, con una muestra de hombres y mujeres de la Gran Área Metropolitana (GAM) y de todos los niveles de ingreso. El margen de error de la muestra es de 4,4 puntos porcentuales, con un nivel de confianza del 95%, según informó la FOS, en un comunicado de prensa.

Solidaridad. Según los resultados de la encuesta, 9 de cada 10 costarricenses donó dinero durante en el último año, cada uno con un promedio mensual de ¢5.380.

“El estudio incluye a las personas que donan ¢100 colones en el bus, en la calle, en las alcancías de los supermercados”, explicó el presidente de la FOS.

En Costa Rica, 22% de los hogares viven en pobreza, y 7,2% en pobreza extrema. Para Sandoval, el hecho de que incluso las personas de tan bajos recursos donen dinero, significa que la sociedad costarricense es muy solidaria.

“Ellos (las personas pobres) siempre van a procurar hacer un aporte por algún medio”, dijo.

A pesar de que los datos sobre la cantidad de dinero que la solidaridad aporta es muy alentadora, en criterio de Sandoval, la ayuda debe pasar de enfocarse solo en lo asistencial, para pasar a resolver las causas de los problemas sociales, mediante la generación de oportunidades, educación y empleo de calidad.

Para ello, aseguró, será clave la formación que reciban las mismas organizaciones, las comunidades y los individuos. Además, sería de gran ayuda que las autoridades creen regulaciones para las empresas sociales, que podrían producir más recursos.