Por: Diego Bosque 6 septiembre, 2015
Coopebonanza R.L. cercó la finca meses atrás. | JOSÉ CORDERO
Coopebonanza R.L. cercó la finca meses atrás. | JOSÉ CORDERO

Abangares, guanacaste. El martes anterior, Ronnier Mejías Cordero y Rafael Gutiérrez se levantaron temprano, tomaron su pico, palas, sacos y un par de focos y se enrumbaron montaña arriba.

Su objetivo era entrar a los túneles del nivel siete, ubicados en la finca Tres Hermanos, llenar sus sacos de material rocoso y obtener algunos gramos de oro para ganar algo de dinero.

Esa travesía implica bajar por unos túneles abandonados, de 25 metros de profundidad.

Al bajar, Mejías resbaló y fue a dar al fondo del oscuro hoyo.

“No nos queda otra opción; tenemos que hacer eso, si queremos alimentar a nuestros hijos”, comentó Gutiérrez.

Producto de la caída, el orero fue trasladado al Hospital México y permanece hospitalizado.

Ana Luis Ortega, esposa de Mejías, manifestó que su compañero está delicado.

“Tiene una fractura en el cráneo, una fractura en la cadera y aparentemente un sangrado interno en el estómago”, declaró la mujer.

Mejías, de 36 años, es padre de tres hijos de entre 4 y 14 años.

Eylin Villalobos, gerenta general de Coopebonanza, propietaria de la finca, lamentó el accidente del coligallero.

La representante reconoció que se dan problemas a diario con los mineros, quienes intentan ingresar a los túneles de los niveles seis y siete, los cuales permanecen cerrados por el Minae, en la actualidad.