17 febrero, 2016

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) reiteró que quienes ofrezcan servicio de transporte público sin contar con una concesión de taxi o permiso del Consejo de Transporte Público se exponen a multas de ¢2,1 a ¢8,4 millones.

El pasado 5 de febrero, la Aresep abrió una causa contra un conductor de Uber de apellido Leandro, el cual fue sorprendido por la Policía de Tránsito en las cercanías del Parque de la Paz, en San José.

Al momento de la detención, los oficiales identificaron que Leandro llevaba dos mujeres en el asiento de atrás y al consultar las pasajeras reconocieron que llamaron al chofer por medio de la aplicación Uber.

Harold Leandro, el conductor sancionado, expresó que el incidente ocurrió cerca de las 8:30 p. m.cuando se dirigía con dos pasajeras que lo llamaron de la Maternidad Carit
Harold Leandro, el conductor sancionado, expresó que el incidente ocurrió cerca de las 8:30 p. m.cuando se dirigía con dos pasajeras que lo llamaron de la Maternidad Carit

"La Aresep tiene suficientes competencias legales para declarar la ilegalidad de un servicio cuando se dan tres circunstancias: carece de autorización para brindarlo, hubo traslado de pasajeros y se pagó por el servicio. Por eso es irrelevante si la prestación utiliza alguna tecnología o aplicación", expresó la entidad por medio de un comunicado de prensa.

El procedimiento administrativo que aplica Aresep para sancionar el transporte ilegal puede tardar meses. Del 2011 al 2015 se presentaron 83 casos de este tipo.

La advertencia de la Aresep se da una semana después de que el Gobierno se comprometiera con los taxistas a buscar herrramientas administrativas para combatir el servicio de Uber. Esto luego de reiterar que es imposible cerrar la aplicación de esa empresa.