Por: Mercedes Agüero 10 agosto, 2013

Gustavo Morales muestra cómo se debe cruzar el río. | ALBERT MARÍN
Gustavo Morales muestra cómo se debe cruzar el río. | ALBERT MARÍN

San Rafael de Varablanca. La falta de un pequeño puente sobre el río San Rafael, en esta localidad, obliga a estudiantes y vecinos a sortear las crecidas del afluente.

El río no tiene aguas profundas, pero cuando llueve fuerte se crece y no deja pasar a nadie.

El torrente está sobre la calle que comunica San Rafael con La Legua. Desde este último poblado viajan diariamente dos niños a la escuela y dos jóvenes a un colegio ubicado en Varablanca.

La estructura desapareció unos 22 días después del terremoto, cuando bajó una correntada de piedras, palos y tierra.

Ramón Araya, vecino de San Rafael, lamentó que mientras los niños tienen que jugarse la vida cruzando el río por falta de puente, la Municipalidad de Heredia sí asfaltó dos tramos de calle que benefician solo a pocos finqueros.

El alcalde herediano, José Manuel Ulate, contestó que el asfaltado se hizo a petición de la propia junta vial y regidores de la zona. Agregó que, si bien esos proyectos benefician a finqueros, estos dan empleo a varios vecinos.

En relación con el puente, dijo que ya se tienen los recursos por parte de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) y, aunque estaban listos para construir, la Oficina de Ingeniería de Puentes del Ministerio de Obras Públicas y Transportes modificó el diseño.

“Eso nos ha generado un montón de atrasos”, aseguró.