AFP . 13 julio
Imagen el martes del cementerio del Pontificio Colegio Teutónico dentro del Vaticano. Dos tumbas en ese cementerio se abrieron para investigar el caso de una joven desparecida en 1983 pero estaban vacías. Luego se hallaron dos osarios bajo un pozo en otro sitio que ahora son objeto de investigación forense. Imagen / Agencia AP.
Imagen el martes del cementerio del Pontificio Colegio Teutónico dentro del Vaticano. Dos tumbas en ese cementerio se abrieron para investigar el caso de una joven desparecida en 1983 pero estaban vacías. Luego se hallaron dos osarios bajo un pozo en otro sitio que ahora son objeto de investigación forense. Imagen / Agencia AP.

La familia de Emanuela Orlandi, una adolescente quien desapareció misteriosamente hace 36 años en Roma, fue convocada por el Vaticano este 20 de julio a una inspección de restos recién localizados que podrían dar pistas. Así lo anunció este sábado la Santa Sede.

Las tumbas de dos princesas del siglo XIX se abrieron el jueves en un pequeño cementerio alemán dentro de los muros de la Ciudad del Vaticano, con la autorización del Vaticano y por pedido de la familia de la desaparecida.

La familia había recibido una información anónima en la que se indicaba que los restos de Emanuela podían estar en esas sepulturas. No obstante, una vez abiertas las tumbas, no se encontró ninguna osamenta.

Este sábado, el portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, anunció; sin embargo, que fueron localizadas dos osamentas en el sótano del Colegio Teutónico, junto al cementerio alemán.

Se puede acceder a ellas a través de un conducto el cual estará cerrado hasta la inspección programada el sábado 20 de julio por la justicia del Estado del Vaticano, en presencia de representantes de la familia Orlandi.

Los expertos consideran que los esqueletos de las princesas pudieron ser trasladados a ese lugar con motivo de las obras de ampliación del Colegio Teutónico; realizadas en los años 60 y 70. Estas obras también afectaron al cementerio.

Orlandi, hija de un empleado del Vaticano y entonces de 15 años, residía dentro de las murallas del Vaticano, y fue vista por última vez el 22 de junio de 1983 cuando salía de una clase de música en el centro de Roma.

Esta desaparición, nunca resuelta, intriga a los italianos y ha suscitado una serie de teorías y conspiraciones a lo largo de los años que ligan el caso con toda clase de sucesos, desde una conspiración para asesinar al papa Juan Pablo II hasta el escándalo financiero del banco vaticano y el hampa romana.

En el 2017, un conocido periodista investigador italiano causó sensación al publicar un documento robado de un mueble cerrado en el Vaticano que insinuaba que la Santa Sede estaba implicada en la desaparición de Orlandi. El Vaticano recalcó que el documento era falso pero sin explicar por qué se encontraba en su poder.

El presunto autor del documento era un cardenal y el texto supuestamente incluía una lista de gastos para el mantenimiento de Orlandi.

Pietro Orlandi, el hermano de la joven desaparecida, ha exigido desde hace años al Vaticano que dé a la familia pleno acceso a toda la información que tenga sobre la desaparición de su hermana.

Periodistas rodearon este 11 de julio a Pietro Orlandi, el hermano de Emanuela Orlandi, una adolescente desaparecida en 1983.Foto: AFP.
Periodistas rodearon este 11 de julio a Pietro Orlandi, el hermano de Emanuela Orlandi, una adolescente desaparecida en 1983.Foto: AFP.

La abogada de la familia, Laura Sgro, aseguró el sábado que había sido informada del descubrimiento de los huesos y que la familia estaba satisfecha de que la investigación continuara.

“Nuestro interés es cooperar activamente con los fiscales del Vaticano para entender mejor cómo esas dos tumbas podrían haber estado vacías”, dijo en un comunicado. “Si entendemos juntos, es mejor.”